Oposición venezolana en gran desventaja frente a Chávez

Los contrarrevolucionarios venezolanos han lanzado en las últimas semanas diversos rumores sobre el destino de los comicios presidenciales del próximo 7 de octubre, entre ellos, si el actual mandatario Hugo Chávez seguirá como candidato del Gran Polo Patriótico, luego de ser operado en La Habana de una nueva lesión maligna.

La prensa opositora, a favor del actual gobernador de Miranda y contrincante de Chávez en la lid presidencial, Henrique Capriles Randoski, de la coalición Mesa de la Unidad Democrática (MUD) mantiene una permanente campaña de mentiras y difamaciones, que han llegado incluso a afirmar que existen contradicciones internas en el Partido Socialista Unido de Venezuela (PSUV), que desearía un nuevo postulado oficialista en lugar del Mandatario.
Para acallar a la prensa oligárquica, de gran circulación y cuyo fin es con

fundir a la opinión pública a siete meses de los comicios y cuando el Mandatario se recupera en La Habana, el vicepresidente ejecutivo Elías Jaua fue claro y definitivo en un anuncio público para liquidar los rumores: el líder bolivariano concurrirá a las elecciones, aseguró, “con cáncer o sin cáncer”.

En declaraciones a la cadena Televen, Jaua confirmó que “Chávez está dispuesto a participar; así que con cáncer o sin cáncer vamos a la victoria este 7 de octubre”, lo que, según politólogos, quiebra el proyecto divisionista de la contrarrevolución oligárquica y aclara cualquier duda existente incluso entre elementos revolucionarios que se preocupan por el estado de salud del Mandatario.
Asimismo, eliminó una posibilidad que se manejaba en algunos círculos políticos de cambiar el cronograma electoral, el cual no puede ser modificado por el Poder Ejecutivo, luego de ser acordado por el Consejo Nacional Electoral.

CHÁVEZ SIGUE EN LA CIMA
Para la contrarrevolución venezolana, que trató de inculcar el criterio de que Chávez carecía de condiciones físicas para presentarse en los comicios y mucho menos dirigir después el país, la noticia difundida por Jaua resultó un duro golpe con el cual no contaban.El máximo líder de la Revolución Bolivariana, a sus 57 años, y a pesar de la enfermedad que le aqueja, mantiene un ritmo de trabajo quizás excesivo en estos momentos, pero no ha dejado de gobernar el Estado venezolano desde La Habana, donde hará un tratamiento de radioterapia.

El pasado 26 de febrero, Chávez fue operado de una nueva lesión cancerígena luego de ser despedido por millares de personas en su camino al aeropuerto desde donde partiría hacia Cuba, símbolo del amor que siente por él su pueblo.

Ese fervor revolucionario se mantiene hacia su ídolo de forma inquebrantable durante sus 13 años de gobierno. Razones no le faltan a la población venezolana para querer seguir junto a este Presidente que ha logrado reducir la pobreza en un 48 por ciento en su país, en tanto lleva adelante fundamentales programas para mejorar la calidad de vida de los más necesitados.
Para Capriles, la ausencia física del Mandatario podía y debía ser aprovechada a su favor. Se equivocó de plano.

Los resultados de una investigación divulgada el pasado lunes por la encuestadora Internacional Consulting Services (ICS) fueron aplastantes para la oposición: un 58,7 por ciento de los posibles votantes lo haría por Chávez si las elecciones se realizaran ahora, mientras el aspirante de la burguesía sólo contaría con un 25 por ciento de apoyo.
Juan Scorza, director de ICS, afirmó a la Radio Nacional de Venezuela (RNV), que la “base de soporte del presidente Chávez está intacta, no se ha movilizado en función del problema de salud”, según corroboran las cifras.

Scorza también mencionó el contraste con la intención de voto a Capriles, quien según esa consultora tenía durante las elecciones primarias de los grupos opositores un apoyo de un 34 por ciento y que hoy presenta “una merma de unos nueve puntos, lo cual es una reducción muy significativa”.Tales resultados —que pueden tener hasta un tres por ciento de error— han movilizado a las huestes contrarrevolucionarias, decididas a jugarse cualquier carta para tratar de desestabilizar la nación bolivariana, incluso autoagresiones, para luego acusar al gobierno y sus seguidores de ataques violentos, hacer sonar una alarma internacional y tratar de encontrar apoyo directo de Estados Unidos ante la supuesta falta de paz y democracia.
“En la derecha hay una evidente desesperación debido a sus cifras desfavorecedoras y tratan de provocar incidentes con los miembros del PSUV, alertó Jorge Rodríguez, jefe de la campaña electoral para la reelección del Mandatario.

En la actualidad, los miembros de ese Partido visitan cada vivienda, hasta el próximo 13 de abril, para divulgar los logros de la Revolución Bolivariana mediante los programas y proyectos económicos y sociales, y aclarar eventuales dudas sobre el proceso electoral.
Según Rodríguez, hasta el momento la membresía partidista ha visitado más de 600 mil hogares en el país, sin que se haya reportado un hecho de violencia. “Quienes traen la violencia, precisó, son estos sectores (de la derecha) y la traen de manera interesada”.

Para la gran mayoría de los venezolanos, que han sido los más explotados por los gobiernos neoliberales previos al de Chávez, estos momentos son de respaldo fundamental a su Presidente y de optimismo de que estará en condiciones físicas favorables, será reelecto y continuará al frente de la dirección gubernamental.
El presidente bolivariano representa para su pueblo una alternativa política al anquilosamiento del bipartidismo existente antes en la nación suramericana, a lo cual, por supuesto, no pretende renunciar, luego de una experiencia de 13 años en la que conoció otra óptica del papel del Estado, la integración y la solidaridad, impulsadas por la Revolución Bolivariana.

¿Qué representa Capriles en este contexto? Calificado por la mayoría popular como “el candidato del dinero” por su procedencia de una familia millonaria, su programa de campaña, que ha tratado de atemperar a los nuevos tiempos que se viven en la mayoría de los países de América Latina, no engaña, empero, a quienes conocen que votar por él es retornar al modelo de dominio neocolonial, dependiente, de nuevo, de Estados Unidos.

Publicado el 13/03/2012 en Política. Añade a favoritos el enlace permanente. Deja un comentario.

Deja una respuesta

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Salir /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Salir /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Salir /  Cambiar )

Conectando a %s

A %d blogueros les gusta esto: