Cuba respeta derechos humanos de todos los prisioneros

“El 14 de abril de 1961, a la una de la tarde, me comunican que yo tengo que hacer un relevo de guardia en el Castillo del Príncipe. Entonces fui para la fortaleza militar, al día siguiente fue el bombardeo de la aviación, vino la invasión de Playa Girón, la recogida de los prisioneros, se hizo una concentración de presos en los fosos de la antigua cárcel y así me hacen Jefe de la Guarnición del Príncipe”, declara en exclusiva para Radio Rebelde el entonces sargento José Francisco López Morejón, hoy Teniente Coronel retirado del Ministerio del Interior.

Morejón, como lo llaman sus compañeros, ha vivido más de ocho décadas. Con una envidiable lucidez rememora pasajes históricos de la Revolución cubana. Recuerda la época en que el gobierno revolucionario lo designó como Jefe de Seguridad de la prisión enclavada en el Castillo del Príncipe, en La Habana. Los reos que llegaron a la fortaleza eran los mercenarios capturados en las arenas de Playa Girón.

“Esos mercenarios pertenecían a todo tipo de categoría social. A los más pobres los cogieron de instrumento de los ricos, pues el enemigo siempre ha tenido la política de dividir, así que los tenía divididos y desinformados”, asegura este hombre locuaz.

El destacado combatiente afirma que “con todos ellos tuve que tratar directamente, y le confirmo que allí siempre había médicos y todos los hospitales les dieron el apoyo necesario”.

Morejón destaca que “de los prisioneros capturados en Playa Girón Fidel se interesó por el trato de todos y siempre el tratamiento de salud de los reos fue permanente”. Asevera que “más de treinta heridos recibieron atención especializada, así como otros enfermos de distintas patologías”.

Este revolucionario ratifica que “la Revolución cubana respetó los derechos humanos de los prisioneros capturados durante la invasión a Playa Girón”. Señala que “veló por la integridad física y moral de cada uno de ellos, pese a que eran mercenarios pagados por Washigton”.
Con su capacidad de excelente comunicador Morejón expresa que “a los mercenarios se les dio atención directa en varias instituciones como el Hospital Militar y el Hospital Ortopédico. Un individuo me dijo: jamás esta boca hablará mal de este país, cuiden a Fidel con la vida, cuídenlo, cuídenlo……”.

En Santa Isabel de las Lajas, siendo campesino, José Francisco López Morejón se incorporó al Movimiento 26 de julio en enero de 1956. Subió a las lomas del Escambray y el primero de enero de 1959 participó en la toma del Cuartel Esperanza. Unos días después llegó a La Habana y comenzó su valiosa historia de servicio a la Revolución.

“Yo te diría una cosa, si vuelvo a nacer quiero trabajar nuevamente en prisiones, porque en Cuba se respeta a los seres humanos pese al delito que hayan cometido: lo principal es que son seres humanos y a los hombres no se les maltrata”, asegura convincentemente.

El cubano José Francisco López Morejón, Teniente Coronel retirado del Ministerio del Interior, guarda en su memoria las vivencias de 1961, época en que se desempeñaba como Jefe de Guarnición en la prisión enclavada en el habanero Castillo del Príncipe.

Como partícipe del proceso revolucionario, este lúcido hombre de casi 81 años asegura que la Revolución siempre ha respetado los derechos humanos de todos los prisioneros sin distinción de origen, raza o creencia. Esa política la aplicó con los mercenarios capturados en las arenas de Playa Girón.

Publicado el 15/06/2012 en Política. Añade a favoritos el enlace permanente. 1 comentario.

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión /  Cambiar )

Google photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google. Cerrar sesión /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión /  Cambiar )

Conectando a %s

A %d blogueros les gusta esto: