Mitt Romney en tres y dos. (#Cuba)

Por:Max Lesnik

Por fin, después de una breve ceremonia de iniciación,  hoy martes  ayer lunes comenzó en la ciudad floridana de Tampa la Convención del Partido Republicano en la que se proclamará la candidatura presidencial de Mitt Romney y de su vicepresidente Paul Ryan.

Las aguas y los vientos huracanados de “Isaac” que ahora amenazan la ciudad de Nueva Orleans después de su paso por Santo Domingo, Haití y Cuba dejando copiosas aguas en Miami y los cayos de La Florida, no han sido de buenos augurios para los convencionistas republicanos que se reúnen en Tampa.

Para Mitt  Romney no será nada fácil la tarea de unir las dos vertientes políticas que hoy se disputan el control de un partido que una vez fuera el partido de Abraham Lincoln y los elementos hasta cierto punto “progresistas” del “Eastern Stablishment” para ir derivando con el paso del tiempo, a un extremismo de derecha bajo las orientaciones radicales del ala más conservadora del republicanismo que se hace llamar “Tea Party”.

Romney no es ciertamente uno de esos extremistas republicanos de derecha que intentan llevar a los Estados Unidos a la era anterior a las  reformas sociales realizadas por el presidente Franklin Delano Roosevelt en los años 30 del siglo pasado, que gracias a ellas se salvó el país de un desastre seguro para dar inicio a un sistema de equilibrio económico social que garantizó al pueblo norteamericano un mínimo de beneficios  sociales con el nombre de “New Deal” o “Nuevo Trato”, a lo que se añadieron los Derechos Civiles para los negros norteamericanos en época del presidente demócrata Lyndon B. Johnson en los años 60, para llegar a los Estados Unidos que conocemos hoy. Unos Estados Unidos donde prevalecen  grandes diferencias en justicias económicas y sociales, pero que serían con mucho peores si ganaran estas elecciones los republicanos, con un presidente Mitt Romney  plegado a los extremistas de derecha que representado cabalmente en el candidato vicepresidencial Paul Ryan y en  sus aliados del llamado “Tea Party”. Algo que sería un verdadero retroceso y desastre para los hispanos de los Estados Unidos, para la minoría negra norteamericana y de otros orígenes, por cuanto esa derecha extremista, sería la que dictaría la política interior del país, una política que por conciencia e ideología, es racista, retrógrada y defensora a todo trance de los intereses creados, como cuadra al capitalismo salvaje que actúa en beneficio sólo de los más ricos y  en detrimento de los menos afortunados que componen la clase media norteamericana y los pobres del país.

En cuanto al tema de Cuba está claro que una victoria de los republicanos orientados por la extrema derecha significaría el recrudecimiento de una política anticubana que en su agenda tendría como objetivo primero la vuelta a las medidas decretadas en el gobierno de George W. Busch prohibiendo los viajes humanitarios a Cuba, así como restableciendo las restricciones de las ayudas económicas a las familias de la Isla.

De acuerdo a los más acreditados analistas de la política norteamericana, para poder llevar al Partido Republicano a conquistar de nuevo la Casa Blanca, el peor obstáculo que encuentra en su camino el candidato Romny lo tiene dentro de su propio partido, ya que los extremistas de derecha del “Tea Party” que tienen de abanderados al candidato vicepresidencial Paul Ryan y al senador cubano-americano Marcos Rubio impiden hasta ahora a Mitt Romny dar un giro al centro del espectro político para así devolverle al Partido Republicano la imagen tradicional de centro-derecha que es con la que ha logrado ganar las elecciones que han llevado ese partido a la Casa Blanca.

En estos momentos, aun a pesar de las frustraciones de muchos de sus iniciales seguidores, el presidente Barack Obama cuenta con el apoyo mayoritario del voto de las mujeres, de los norteamericanos de la raza negra, de los hispanos, de los jóvenes, así como de los defensores de los derechos de los homosexuales, además de contar con las simpatías de los norteamericanos de bajos ingresos, amenazados todos por un Partido Republicano de derecha que de llegar al gobierno tomaría un rumbo muy negativo para cada uno de esos sectores sociales del país que constituyen la inmensa mayoría del pueblo norteamericano.

En la convención republicana que se está desarrollando en estos momentos en la ciudad de Tampa Mitt Romney  se enfrenta a un gran reto. ¿Se enfrentará al ala derecha de su partido para girar al centro y convertirse así en una verdadera para Barack Obama y el Partido Demócrata? ¿O se plegará los extremistas de derecha que amenazan en convertir al Partido Republicano en lo que representa el “Tea Party”, una línea política que los llevaría una segura derrota en las elecciones del 6 de noviembre? Dos preguntas que solo Mitt Romney podrá contestar en esta convención republicana que se celebra en Tampa.

Mitt Romney está en tres y dos. La suerte está echada.

Publicado el 29/08/2012 en Política. Añade a favoritos el enlace permanente. 1 comentario.

  1. An impressive share! I have just forwarded this onto a coworker who had been
    conducting a little research on this. And he actually bought me breakfast
    due to the fact that I stumbled upon it for him.

    .. lol. So allow me to reword this…. Thanks for the meal!

    ! But yeah, thanks for spending the time to discuss
    this subject here on your site.

    Me gusta

Deja una respuesta

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Salir /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Salir /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Salir /  Cambiar )

Conectando a %s

A %d blogueros les gusta esto: