Béisbol a la carta en #Cuba

Por Fausto Triana

Alguna vez lo llamaron chispa del deporte cubano y con buen tino se mantiene como pasatiempo nacional: aún con el acecho del fútbol, el béisbol es el astro indiscutible, el plato más cotizado de la mesa en la isla caribeña. Desde hace un mes o tal vez dos, el simple anuncio del III Clásico Mundial de Béisbol volvió a destapar las cábalas, comentarios, pronósticos, críticas y análisis en torno a una justa que comenzará exactamente el 2 de marzo de 2013.

La furia está asociada a dos factores: el cercano inicio el domingo 25 de noviembre de la Serie Nacional con una nueva estructura; y las dudas respecto a la calidad real del deporte de las bolas y los strikes.

Algo pareció esclarecerse en la reciente gira de los cubanos por Asia, donde efectuaron cinco partidos frente a Taipei de China y el monarca de los dos Clásicos anteriores, Japón. Aunque los caribeños se batieron, tienen muchas lagunas que los separan del Lejano Oriente.

Si bien el eterno duelo Real Madrid-Barcelona y los partidos del balompié europeo y latinoamericano tienen una teleaudiencia fiel, el hecho de que Cuba no acabe de alcanzar un nivel internacional de rango en el vocabulario de los goles, reduce bastante el círculo.

Para mayores ventajas, de momento el fútbol sigue sus andaduras preliminares tanto en las ligas nacionales como en las justas de clubes y continentales. La mira está más bien puesta en la Copa Mundial de Brasil-2014.

Mientras se mantienen las cuitas entre el argentino Lionel Messi y el portugués Cristiano Ronaldo, y Brasil quiere empezar a soñar con el portento Neymar, un vendedor de pizzas en La Habana me asegura que los problemas esenciales del Madrid están en el mediocampo.

Luego, subraya con aire de experto, Barcelona no es lo mismo con Tito Vilanova y se extraña a Pep Guardiola. Todo para terminar como buen cubano en el que pronto se convertirá en monotema: el Clásico.

Es la oportunidad para recalar en las siempre grandes ambiciones de Cuba de volver a la cumbre del béisbol, después de años de inestabilidad en el rendimiento y problemas de diversa índole que atentaron contra la estabilidad de la selección nacional.

La ventaja en esta ocasión apunta a la etapa de arrancada. Los cubanos se las verán esencialmente frente a equipos de ojos rasgados, con Japón a la cabeza.

Si salimos airosos en la eliminatoria y pasamos a semifinales, todo es posible, me repite el entusiasta aficionado que lo mismo habla de fútbol que de béisbol.

El otrora explosivo jardinero central y bujía de los naranjas de Villa-Clara, Víctor Mesa, y el prestigioso ex manager de Pinar del Río y también de Cuba en el pasado, Jorge Fuentes, conforman la dupla que aspira a por lo menos, devolver a la isla a los planos estelares.

¿Nombres?. Por ahora apenas se pueden mencionar a los “sluggers” Frederich Cepeda, Alfredo Despaigne, José Dariel Abreu, Alexei Bell y Yulieski Gourriel. El pitcheo posee talentos pero el pensamiento técnico-táctico no es su fuerte.

Falta mucho todavía para el 2 de marzo.

Publicado el 20/11/2012 en Deportes. Añade a favoritos el enlace permanente. Deja un comentario.

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Salir /  Cambiar )

Google photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google. Salir /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Salir /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Salir /  Cambiar )

Conectando a %s

A %d blogueros les gusta esto: