La Habana de los lineamientos. (#Cuba #Miami #España)

Por Santos Pérez
Me cuentan mis corresponsales que La Habana está llena de turistas. Hoteles y casas de alquiler del centro albergan cientos de miles de extranjeros que visitan la parte vieja de la ciudad o asisten al festival de cine. La prensa italiana da cuenta de los fans de Zucchero que  lo acompañaron en el megaconcierto en la escuela de arte, incluyendo el tinte dramático de una joven que pereció en un accidente de tránsito.  La estrella del rock italiano lloró a su fan y derrochó elogios a cuba y su gente. También lo hicieron Fito Páez y Julieta Venegas.
Pareciera que hay habaneros para todo pues los tres conciertos se repletaron, a juzgar por las noticias y las fotos que circulan por Internet. Los artistas se encontraron con espectadores delirantes y a la vez educados. Difícilmente en otro sitio en una misma semana se ofrecieran tres conciertos con tanto público.
Con la proximidad del fin de año y las festividades religiosas africanas y católicas, los cubanos levitan entre celebridades y jolgorios. La excepción es el oriente del país, donde el huracán Sandy devastó la segunda ciudad del país, Santiago de Cuba. Allí, las in gentes faenas por la recuperación están en el centro de la mirada de las autoridades y solo el béisbol parece ser la diversión posible. El clima del país es bueno y todavía se puede ir a la playa.
En La Habana, aunque a precios muy altos para el cubano promedio, hay más productos en el mercado. A un amigo turista le parecieron harto baratos. Se puede frecuentar los nuevos restaurantes y buenos bares del sector privado, aunque los de los hoteles no les ceden.
No hay muchos datos disponibles, pero los especialistas consideran que el gobierno está pagando sus deudas y creando reservas. Una nueva angustia se apodera de los cubanos: la recaída en la enfermedad del Presidente venezolano Hugo Chávez, su principal aliado. No obstante, no se detiene la llamada “actualización” del modelo. El gobierno acaba de anunciar la extensión de las cooperativas a otros sectores d la economía, más allá de la agricultura, y en esta última acelera, todavía sin mucho éxito, la concesión de nuevas garantías a los arrendatarios. Es imperativo que la tierra produzca más y que la oferta crezca, si se quiere bajar los precios y atenuar las crecientes desigualdades. Es este un lado flaco de las reformas, si bien los cubanos, muy alegres ahora mismo, han visto con satisfacción la consecuente eliminación de disímiles “prohibiciones”, entre las últimas la de viajar al exterior, aunque más que de algo tangible, se tratara de una cuestión simbólica.
Por cierto, sin que nadie la haya afirmado, la prensa extranjera se ha lanzado a anunciar la inminente prohibición del reaggeton, en una manipulación que supongo dirigida a traer de vuelta el fantasma de las restricciones. Las autoridades culturales parecen muy preocupadas por cuestiones de la educación y por diversificar la oferta cultural. Para ello piensan en leyes y eso es sano. Nada más.
En ese escenario lúdico-económico, el gobierno de Obama vuelve a hacer un guiño, pero es poco convincente. Le sigue pidiendo gestos a La Habana. Si se tiene en cuenta la cantidad de cambios en curso, esa solicitud tiene solo dos lecturas: o es la convocatoria sempiterna a la rendición, lo que no tiene hoy mucho sentido; o se trata, sencillamente de que Raúl Castro suelte a Allan Gross. De ser este el caso, al que le falta el gesto es a Obama. Nadie discute que Gross era su empleado y Obama no ha dicho ni una palabra de reconocer al gobierno de La Habana. Por el contrario, mantiene intacta la política de derrocarlo y financia programas para ello, contra la voluntad de toda América Latina y la oposición de todo el mundo a una piedra angular de esa política: el bloqueo.
Así las cosas, mientras La Habana se divierte y celebra el día de los derechos humanos, los empleados de Washington resultan todavía más aislados. Enarbolan con poco éxito la bandera de las detenciones breves, mientras, según sus propios testimonios y los de los bloggers, aparecen en conocidos espacios culturales y asisten a los conciertos de artistas famosos. Ergo, se mueven con entera libertad. Quizá sus pocos aliados efectivos, más por omisión que por convicción, aliados a quienes en el fondo desprecian públicamente, sean algunos representantes de las necesarias nuevas izquierdas habaneras, confundidos en una retórica cada vez más insulsa. Estas últimas, por cierto, protagonizan en este diciembre eventos teóricos y conmemoraciones, animan espacios del Festival de Cine y publican en Espacio Laical, la revista de la Iglesia Católica, que intenta juntar a tirios y troyanos.
¿Qué querrán esos cubanos que gozan del diciembre habanero? ¿Qué querrán los otros, los de Santiago de Cuba, con sus viviendas destruidas y su vida cotidiana pendiendo de un hilo? Seguramente ni unos ni otros quieren el fracaso del gobierno. Unos y otros aspiran a que el universo en el que se mueven se consolide, o por lo menos, a que no se tambalee. En el diciembre habanero se ha dado cita la libertad de crear y opinar, de la mano del gobierno y de la sociedad civil. Ambos debieran tomar buena nota de ello. No es por cierto el único caso. Sencillamente ahora ha sido más evidente. En Santiago de Cuba, las decisiones gubernamentales atienden a los más necesitados. El consenso en torno a la Revolución está ganando una oportunidad.

Publicado el 12/12/2012 en Variado. Añade a favoritos el enlace permanente. Deja un comentario.

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión /  Cambiar )

Google photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google. Cerrar sesión /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión /  Cambiar )

Conectando a %s

A %d blogueros les gusta esto: