El bloqueo de #EEUU contra #Cuba y sus afectaciones a la Salud Pública

Por Alex López Almague

Si hay un sector que sufre día a día los efectos del bloqueo económico impuesto por Estados Unidos a Cuba es el de la salud pública y, sobre todo, los pacientes aquejados de enfermedades cuyo pronóstico depende de medicamentos de última generación.

Las afectaciones en la salud durante un año se calculan en unos 10 millones de dólares con el aumento de las restricciones para el envío de donación de medicamentos por organizaciones norteamericanas, situación que hace más difícil aún la atención a los enfermos.

También se ha incrementado la persecución a las Compañías que distribuyen medicinas a la Isla, y no es menos cierto que también niegan las visas para entrar a su territorio a médicos cubanos invitados a eventos científicos.

La magnitud de los perjuicios en ese sentido se aprecian mejor si se tiene en cuenta que el cuadro básico de medicamentos en Cuba está integrado por unos 800 productos, y el país debe comprar en el exterior unos 350, principalmente para los programas de trasplantes de órganos, de fertilización y de lucha contra el cáncer.

Esa política criminal también impacta negativamente sobre el equipamiento propio del sistema de salud, el cual se importa en más del 90 % de los casos.

Están igualmente afectadas la disponibilidad de reactivos y antivirales de última generación, como el Ganciclovir, y antimicrobianos, citostáticos, instrumentos y materiales desechables.

Los daños económicos se deben fundamentalmente a la necesidad de adquirir medicamentos, reactivos, piezas de repuestos para equipos médicos, y otros insumos en mercados alejados y en muchas ocasiones con el uso de intermediarios, lo que trae aparejado el incremento de los precios.

A lo anterior se añade el sufrimiento y desesperación que esta situación provoca en los pacientes y sus familiares, al no poder contar con el remedio idóneo para la atención de una enfermedad y, en muchas ocasiones, en el momento necesario para salvar una vida.

El gobierno de Estados Unidos obstaculizó la compra por parte de Cuba a los Laboratorios Abbott de los anestésicos Sevoflurane y Dexmetomidina, según denuncio la presidencia de la Sociedad Cubana de Anestesiología y Reanimación.

El agente inhalatorio Sevoflurane es un fármaco utilizado para la anestesia general en niños y también es reconocido por sus cualidades como protector del corazón contra infartos, isquemias y arritmias durante los actos anestésicos quirúrgicos en pacientes con enfermedades cardíacas.

Analistas internacionales coinciden que los ejemplos descritos en este trabajo periodístico, prueban que la administración de Obama mantiene el bloqueo contra Cuba en materia económica, financiera y comercial, impuesto por la Casa Blanca tras el triunfo de la Revolución cubana.

Como respuesta a esa política genocida se impone la consagración de la comunidad científica en Cuba, empeñada en producir más vacunas, anticuerpos monoclonales orales y recombinantes, que ponen de relieve los esfuerzos de la Isla caribeña por fortalecer sus servicios gratuitos de salud y extenderlos solidariamente a otras naciones.

Publicado el 25/01/2013 en Política. Añade a favoritos el enlace permanente. Deja un comentario.

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión /  Cambiar )

Google photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google. Cerrar sesión /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión /  Cambiar )

Conectando a %s

A %d blogueros les gusta esto: