¿Cómo hacer negocios con Cuba? (#Cuba #venezuela #Miami #Madrid #FF #Argentina #Colombia #Chile))

Más de 3 000 compañías extranjeras de aproximadamente 150 países comercian con la Isla. Las operaciones mercantiles correspondientes se llevan a cabo mediante empresas importadoras y exportadoras, especializadas por ramas, según los productos o servicios que brindan.

De acuerdo con Celia Labora, directora de Relaciones Internacionales de la Cámara de Comercio, esta estructura por sectores permite a la institución dar una atención más personalizada a sus entidades asociadas.

La directiva señala que las transacciones comerciales con el país no requieren ninguna disposición diferente de las que suelen utilizarse a nivel mundial con cualquier nación o empresa. 

Cuba figura entre los fundadores del General Agreement on Tariffs and Trade (GATT), es signataria de la Convención de Viena para la compraventa internacional de mercancías, y  pertenece a la Organización Mundial del Comercio (OMC). Todos los productos que entren al país deben ser declarados en Aduana y están sujetos a inspección.

“En nuestro régimen arancelario no existen cuotas de importación ni restricciones de ningún tipo. Las limitaciones que se dan son aquellas relacionadas con las disposiciones del Artículo XX del GATT (referido a sustancias psicotrópicas, drogas, armas), así como las regulaciones sanitarias y fitosanitarias dispuestas por organismos internacionales como la OMC y la FAO”, explica la directiva.

Las operaciones cubanas de comercio exterior emplean instrumentos internacionales como los Incoterms y créditos documentarios. En cuanto al volumen de importaciones y exportaciones con la Isla, América ocupa el primer puesto (55%), seguida por  Europa (27%), Asia (15%) y Oriente Medio, África y Oceanía (3%). Entre los principales países socios se ubican Venezuela, China, España, Canadá, Holanda y Brasil.

Como importaciones mayoritarias figuran los combustibles minerales y aceites, los alimentos, y las máquinas, equipos y partes. Mientras, los principales rubros de exportación son el níquel, los combustibles minerales y aceites, medicamentos genéricos y biotecnológicos.

En cuanto al comercio de servicios, el turismo y la asistencia médica, respectivamente, constituyen las principales fuentes de ingreso a la economía nacional. También se mantienen otros renglones tradicionales como el azúcar y  sus derivados, tabaco, ron y productos de la pesca.

Cuando van a iniciarse negocios con Cuba, el primer paso consiste en identificar la empresa importadora o exportadora con la cual se quiere comerciar. Aquí la Cámara de Comercio desempeña un papel fundamental pues, como parte de su labor de enlazar al empresariado nacional con sus pares foráneos, contribuye a orientar sobre cuál sería la entidad idónea para efectuar el convenio propuesto.

Con este fin, los consulados cubanos en otros países pueden proveer dos tipos de visa: la A7, para realizar visitas de prospección de negocios; o la D7, cuando ya existe contrato con alguna empresa de la Mayor de las Antillas.

Antes de firmar los contratos, será necesario presentar e intercambiar determinados documentos, como avales bancarios, acta de constitución, así como lo relacionado con perfiles e intereses en el mercado cubano.

Tales títulos atraviesan un proceso de protocolo y legalización en ambos países, hasta que la empresa pasa a formar parte de la cartera de proveedores y clientes de su homóloga. Entonces comienza a negociarse la oferta entre ambas entidades, fase que culminará con la suscripción del contrato.

Labora explica que para comerciar con Cuba no es necesario registrarse en la Cámara de Comercio ni tener una oficina en nuestro territorio, aunque existen empresas extranjeras que por su actividad, volumen de importación-exportación, o las características del producto o servicio que comercializan, sí requieren tener presencia física en territorio cubano. En ese caso existen dos vías: establecer una sucursal o suscribir un contrato de agente de sociedades mercantiles.

Para la creación de una sucursal, el Decreto 206 de 1996 estipula que la empresa debe contar cinco años de constituida en su país de origen, tres años de negocios estables con Cuba (con un volumen de intercambio con entidades nacionales mínimo de 500 000 dólares (USD) anuales) y un capital social de 50 000 USD.

El marco legal para la inversión extranjera en Cuba lo constituyen la Ley 77, y los acuerdos 5290 y 7144, del Comité Ejecutivo del Consejo de Ministros. El país ofrece determinadas ventajas para estas operaciones, como la garantía de repatriación de utilidades netas sin impuestos. “Además de los beneficios que otorga la ley, también se negocian bilateralmente otros incentivos y posibilidades”, señala Labora.

Un clima de seguridad para el personal extranjero, fuerza de trabajo altamente calificada, estabilidad política, social y jurídica, así como desarrollo y estímulo gubernamental a la investigación e innovación tecnológica, resultan otros valores considerables para invertir en la Isla.

En cuanto a oportunidades de negocios, la directora de Relaciones Internacionales de la Cámara de Comercio, destacó algunas áreas de especial interés para el país. Aquí se encuentran las fuentes renovables de energía, sector donde el Estado promueve una serie de proyectos respecto a la energía eólica, solar y de la biomasa. Otros sectores primordiales son el petróleo y la minería, turismo, agricultura y azúcar.

Labora presentó, asimismo, el calendario de los principales eventos comerciales de 2013, como momentos importantes para los hombres y mujeres de negocio. En lo que resta de año tendrán lugar la XXXIII Feria Internacional de Turismo (del 14 al 24 de mayo), ExpoMatanzas (del 10 al 12 de junio), la XXXI Feria Internacional de La Habana (del 3 al 9 de noviembre), y  la XVII Feria Internacional  de Artesanía (en diciembre).

A pesar del bloqueo de los Estados Unidos y los efectos de la crisis económica internacional, Cuba experimentó en 2012 un crecimiento en cuanto a varios indicadores. El PIB aumentó 3,1 %, la agricultura 2 %, y la industria manufacturera 4,4 %. El transporte y las comunicaciones registraron un incremento de 5 %, el comercio 5, 9 %, y la producción de azúcar 20 %.

Publicado el 22/04/2013 en Económica. Añade a favoritos el enlace permanente. 1 comentario.

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión /  Cambiar )

Google photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google. Cerrar sesión /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión /  Cambiar )

Conectando a %s

A %d blogueros les gusta esto: