Vendedores de humo. (#Cuba #Miami #Madrid #FF #Yoanifraude #Yoanicia)

Por  Yadira Escobar

Este pasado 4 de Mayo en un local dedicado  al negocio artístico en la calle ocho en Miami, un grupo de cubanos se encontró  con el líder de Estado de SATS* para fantasear formalmente con el derrumbe del  estado cubano.

Todos queremos ser felices, y es muy legítimo  aspirar a una vida mejor a través del cambio, pero hay que tener cuidado con  los vendedores de humo. Recuerden aquellos charlatanes  que vendían  pomitos de agua para el vigor y la salud, y más recientemente los que anuncian  antioxidantes más poderosos que la fruta de la vida en el jardín del edén.  Afirmo que solo quieren estafarnos y vendernos como remedio un fraude  esclavizante.

Antonio Rodiles habla mucho de la “otra  Cuba” y coquetea de esta forma con las ilusiones de cambio y mejoramiento  que todo ser humano desea, pero tras su propaganda de ilusiones emancipadoras,  hay una acción encubierta de puro engaño. Este grupito usa el lenguaje  intelectual de la derecha liberal europea, pero prepara el camino ideológico  para que retorne a Cuba la vieja derecha reaccionaria y retrógrada, amante de  las grandes fincas señoriales, de los tradicionales partidos políticos, y de  todos los vicios de un capitalismo decadente aún en el Miami que controlan  ahora.

Estamos ante intelectuales que después de aprovechar  los beneficios de las universidades cubanas, tan conectadas al proyecto  socialista, se pasan a la derecha con una facilidad extraordinaria que no deja  de asombrarme, y sospecho que deben generar cierto desprecio aún en los  ideólogos extranjeros que planean el desmantelamiento del estado cubano por  medios subversivos. Algo parecido a esta subversión intelectual ocurrió desde  1953 hasta 1967 con la revista “Encounter”, que circulaba en  Inglaterra, Estados Unidos, África y Asia, dirigida por la fundación Farfield  como pantalla de la CIA para infiltrar el pensamiento intelectual socialista, y  en sus páginas el discurso eran tan liberal, que en ocasiones se encontraban  criticas a los Estados Unidos, así que ¡no nos dejemos confundir con su  discurso liberal!

Los artistas naturalmente tienen una inclinación al  pensamiento autónomo, y existe un método de provocar cambios políticos  aprovechándose de esa tendencia como se usó durante la guerra fría. En aquel  tiempo se llego al colmo de usar recursos financieros de la CIA para a través  de fundaciones, crear por ejemplo el movimiento del Expresionismo Abstracto  (totalmente artificial), o la escandalosa financiación secreta de la película  “Rebelión en la granja” de Halas and Batchelor en 1951.

Rodiles, acompañado de “filósofos” que  hablan más de Hegel que de Martí, trata de presentarse junto a su grupo como  una opción inteligente para guiarnos hacia otra Cuba donde todos seremos  “prósperos y dichosos” bajo la norma del “sálvese quien  pueda”.

Para disimular su liberalismo radical, habla de  sueños, de libertades, y de todo tipo de aspiraciones personales, pero nunca  teniendo en cuenta el derecho colectivo de los cubanos. El truco de apelar al  individualismo como motor de cambio radica en primer lugar en dejar fuera de  esa supuesta transición a los movimientos de masa y su espíritu cooperativo,  para en solitario organizar bajo órdenes extranjeras esa otra Cuba sin  soberanía ni prosperidad compartida. No veo en su grupo las señales de una  oposición política al gobierno cubano, sino más bien el estilo subversivo de  los movimientos creados para desmantelar las estructuras estatales. Estado de  Sats no busca según parece formar un gobierno paralelo, sino más bien un estado  paralelo, y quizás por eso trata de crear mini-instituciones (no-oficiales) de  arte, filosofía, debate intelectual y claro, mini-conciertos.

La falta de patriotismo de “Estados de  Sats” coincide con el apoyo de su líder al embargo económico contra el  pueblo cubano, que al parecer cree efectivo como ecuación de estrangulamiento a  un estado que pretende subvertir con discusiones filosóficas. Ahora, gracias a  las reformas, esta disidencia oportunista dice que no hay reformas  (aprovechando las migratorias), y con total egoísmo sabotean los cambios en  Cuba apresurándose a descalificarlos sobre todo ante la comunidad cubana en  Miami, en un intento por manipular sectores de la comunidad emigrada que  imaginan que en Cuba sigue existiendo el tipo de sociedad que ellos dejaron  hace décadas.

¿Lo hacen por amor al arte? Por supuesto que no, yo  NO me lo creo. ¿Para qué intentan  buscar la mejoría cultural, cuando ya  existen en Cuba instituciones que se ocupan del arte? Tras la fachada de  pensamiento libre, se mueven los mismos métodos de siempre para debilitar la  soberanía popular, y me parece de muy mal gusto que se manipule a los artistas  más vulnerables y librepensadores cubanos en un proyecto tan malvado.

A mi me gustan las personas honestas. Detesto toda  doble moral o hipocresía, y el sentido común nos indica quiénes son los  traidores al alma nacional. La verdad casi nunca es tan abstracta como la  presentan con palabras rebuscadas estos “intelectuales”. Me parece  que la verdadera cultura, arte, e incluso filosofía se encuentra en lo más  humilde y profundo de la nación cubana.

Publicado el 15/05/2013 en Opiniones. Añade a favoritos el enlace permanente. 3 comentarios.

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión /  Cambiar )

Google photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google. Cerrar sesión /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión /  Cambiar )

Conectando a %s

A %d blogueros les gusta esto: