Consulta Médica: Higroma del codo (#Cuba #Medicina #venezuela #DDHH)

Por: José A. de la Osa

Con magisterio el término bursitis ha sido explicado en esta columna médica: “Bursitis, y también bulsitis, es la inflamación de un pequeño saco o bolsa situado en lugares de máxima movilidad de un tendón, músculo o piel, cuando estos pasan sobre prominencias óseas o están en contacto directo con el hueso en los movimientos articulares. La bolsa contiene un tejido productor de una mínima cantidad de líquido que actúa como ‘almohadilla’ o ‘amortiguador’, a fin de minimizar la fricción y evitar lesiones al tendón o estructuras vecinas”.

Pues bien, el higroma del codo es una especie de bursitis de la parte posterior y prominente de la articulación del brazo con el antebrazo, dice el doctor Gustavo Bestard Prieto; y precisa que la bursa que se inflama en esta enfermedad es la que se encuentra entre el vértice del hueso del codo y la piel.

Bestard es especialista de primer grado en Ortopedia y Traumatología, jefe del Servicio de Miembro Superior del Hospital Ortopédico Docente Fructuoso Rodríguez, en La Habana.

—¿Es común en nuestro país?

—Diría que es relativamente poco frecuente.

—¿Cuáles son las causas fundamentales que lo originan?

—Están dadas principalmente como resultado de traumatismos agudos, o la repetición por sobreuso. También pueden ser infecciosas por heridas en el codo, y por enfermedades sistémicas como la gota, la sífilis, la tuberculosis y la artritis reumatoidea.

—¿Y en cuanto a los factores de riesgo?

—En general están asociados a las causas de origen traumático en personas que realizan trabajos que requieren cargar pesos, como los estibadores y los constructores, por ejemplo. Igualmente es conveniente evitar las fricciones sistemáticas del codo, porque estos roces contribuyen a su aparición.

—¿Se considera un trastorno benigno?

—Sí, y con un diagnóstico temprano y el adecuado tratamiento se obtiene la curación y no necesariamente se convierte en crónico.

—¿Afecta por igual a personas del sexo masculino y femenino?

—Generalmente es más frecuente en los hombres debido a que estos realizan, en mayor medida, trabajos que se acompañan de esfuerzos físicos.

—¿Cuáles son sus síntomas y signos principales?

—En la fase inicial se acompaña de dolor intenso, con un aumento de volumen circunscrito a la región posterior del codo e incremento de la temperatura localmente. En dependencia de la causa desencadenante puede existir secreción de pus si es de origen infeccioso. La consistencia del higroma es blanda porque contiene líquido y suele producir dificultades para realizar los movimientos del codo. Es lo que en el argot médico llamamos “impotencia funcional”.

—¿El diagnóstico es clínico o requiere exámenes de laboratorio para su confirmación?

—Es esencialmente clínico, pero en ocasiones se requieren otros exámenes, como la extracción y el estudio del líquido contenido en el higroma para la confirmación de su causa. También exámenes de rayos X y ultrasonido para, en los casos necesarios, poder visualizar alguna calcificación. Se hace imprescindible, asimismo, establecer si el paciente puede tener algún padecimiento sistémico o de otro origen que mencionamos al comienzo de nuestra entrevista.

—¿Cuáles son las terapéuticas que se indican?

—Al inicio es aconsejable aplicar fomentos fríos en la zona inflamada y tomar analgésicos, y, previa indicación médica, administrar también antinflamatorios y antibióticos si existe alguna causa infecciosa. Se hace necesaria en ocasiones la inmovilización del codo cuando el dolor es intenso. Si transcurre un determinado periodo sin que se observen mejorías, queda abierto el camino para el empleo de la fisioterapia y el tratamiento quirúrgico.

—¿En qué consiste la cirugía?

—La cirugía se reserva para casos crónicos o de larga evolución, y consiste en la extracción del líquido contenido en el higroma y el empleo de un vendaje compresivo, extirpación quirúrgica de la bursa e incisión y drenaje si contiene pus.

—¿Tiene tendencia a las recidivas (reaparición)?

—Normalmente con un tratamiento adecuado no tienden a reaparecer, siempre que haya sido posible eliminar las causas que lo originaron.

—¿Puede hablarse de prevención en el tema que nos ocupa?

—Fundamentalmente controlando las enfermedades de base como la gota, la artritis reumatoidea, y evitar en lo posible grandes esfuerzos físicos. También manteniendo un estricto cuidado y atención con las heridas que puedan producirse en el codo y zonas aledañas.

Publicado el 15/07/2013 en Ciencia y etiquetado en , , , , , , . Guarda el enlace permanente. Deja un comentario.

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión /  Cambiar )

Google photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google. Cerrar sesión /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión /  Cambiar )

Conectando a %s

A <span>%d</span> blogueros les gusta esto: