Abel González, autor de La Gran Estrategia. Estados Unidos vs. A. Latina: `El smart power es solo un disfraz´ (#Cuba #AméricaLatina #EEUU)

Por: Dalia González Delgado

El libro La Gran Estrategia. Estados Unidos vs. América Latina, del investigador cubano Abel González Santamaría, fue publicado recientemente por la editorial Capitán San Luis.

 A partir del ideario de 44 administraciones, desde George Washington hasta Barack Obama, el texto se propone dilucidar el proceso de formación de la cultura política estadounidense desde sus raíces, para comprender sus proyecciones actuales, especialmente hacia nuestra región.

El autor es licenciado en Derecho, máster en Relaciones Internacionales, doctorante en Ciencias Políticas, y especialista en Relaciones Interamericanas y Seguridad Nacional. Granma dialogó con él a propósito de la publicación.

Las relaciones de Estados Unidos con América Latina han sido ampliamente estudiadas y sobre ellas se han escrito numerosos libros. ¿Por qué escogió este tema? ¿Qué de nuevo aporta su libro?

“Para comprender la dinámica actual de las relaciones internacionales es necesario estudiar el comportamiento de la principal potencia económica y militar mundial, que durante más de dos siglos ha mantenido sometidos a los pueblos de Nuestra América. Estas razones me motivaron a buscar y profundizar en los orígenes y evolución de Estados Unidos.

“El aporte pudiera estar en el análisis integral, con un lenguaje sencillo y con un enfoque desde el Sur, de un complejo sistema desde su formación hasta el presente e incluso algunos pronósticos hasta el 2017, entrelazando aspectos económicos, políticos, ideológicos, culturales y militares. Está dirigido fundamentalmente hacia los jóvenes para que cuenten con más información y argumentos que permitan continuar elevando nuestra cultura política”.

A su juicio, ¿por qué es importante para los cubanos conocer la política de Estados Unidos hacia América Latina?

“En primer lugar nuestro país forma parte del conjunto de naciones de la Patria Grande y agregaría —sin chovinismo— que desde el triunfo de la Revolución cubana ha sido ejemplo de resistencia y de lucha contra la gran estrategia imperial sobre América Latina y el Caribe. Es importante que se conozcan los verdaderos intereses geopolíticos hacia nuestra región y en particular hacia Cuba, los que no han variado en el tiempo, a pesar de los cantos de sirenas que suenan desde el Norte y el intento por enmascarar sus verdaderas pretensiones hegemónicas”.

¿Qué definiría usted como “La Gran Estrategia” de Estados Unidos contra América Latina?

“Es la guía política o el plan integral que ha definido la nación estadounidense desde su formación, que le ha permitido garantizar el acceso y control sobre los recursos naturales y económicos, el dominio de los mercados, el acceso a las fuentes primarias de energía, la preservación del sistema de colonización ideológico cultural y la contención de aquellas fuerzas políticas, movimientos o procesos revolucionarios que pretendan desafiar las bases fundamentales de su dominación global”.

En el 2009, pocos meses después de llegar a la Casa Blanca, Obama dijo en la Cumbre de las Américas, en Trinidad y Tobago, que había llegado el momento de desarrollar una relación “entre iguales”. Cuatro años después sabemos que la esencia de la política norteamericana hacia la región no ha cambiado. Pero teniendo en cuenta los procesos transformadores que vive el continente, ¿cree que sería posible en el futuro esa “relación entre iguales”?

“Es muy difícil que exista una “relación entre iguales”, al menos en corto y mediano plazos. Para que eso ocurra tendría que cambiar el sistema político estadounidense, que está amparado por la misma Constitución que aprobaron hace más de doscientos años y todos los presidentes —sin excepción— han defendido. Hay que tener en cuenta que ellos mismos se autopropusieron desde la primera mitad del siglo XIX como la nación elegida por la Providencia a poseer la totalidad del continente americano y esa concepción expansionista la han mantenido sin variaciones hasta la actualidad”.

Con la llegada de Obama al poder se ha hablado mucho sobre el smart power. Sin embargo, contradictoriamente, Estados Unidos mantiene hacia Cuba una política de prepotencia que durante más de 50 años ha demostrado su fracaso. A su juicio, ¿por qué no ha cambiado esa política, no solo en las intenciones, sino en el método?

“El denominado smart power (poder inteligente) que según ellos combina el poder duro con el suave, no es más que un disfraz y juego de palabras para confundir a nuestros pueblos. No existe ninguna justificación para que mantengan contra la Isla un prolongado e injustificado bloqueo económico, comercial y financiero, que es la esencia del diferendo bilateral, a pesar del rechazo internacional e incluso en el interior de Estados Unidos. La única razón que encuentro de por qué no quieren cambiar la política es sencillamente porque no aceptamos que vuelvan a apoderarse de Cuba y como lo ratificaron nuestros dos líderes históricos de la Revolución cubana, Fidel y Raúl, “no discutimos con garrote y zanahoria”. Tengo la convicción de que les molesta que desde enero de 1959 hemos estado perfeccionando nuestro sistema político, económico y social, de amplia participación popular”.

A partir de que Obama asumió en enero su segundo periodo de gobierno, inició una intensa actividad diplomática en América Latina. ¿Considera usted que están a la reconquista de una región que se les escapa de las manos? ¿Qué puede esperar Latinoamérica de esta segunda administración demócrata?

“El mapa político del continente muestra un cambio considerable en los últimos años, con la victoria en los comicios electorales de representantes de movimientos progresistas latinoamericanos y caribeños. Estos hechos sin duda preocupan a los grupos de poder estadounidenses que ven amenazados sus intereses, principalmente los económicos. Hay que observar como en el discurso político vuelven a referirse despectivamente hacia la región como su “patio trasero”, lo que se interpreta como la pretensión de ir hacia la “reconquista”.

“Si uno analiza los hechos concretos más allá de la retórica cautivadora de Obama podrá constatar que las noticias son poco alentadoras y no debemos esperar del imperio nada bueno para nuestros pueblos. La Agencia de los Estados Unidos para el Desarrollo Internacional (USAID) incrementa su activismo en la región en función de la desestabilización. Por ejemplo, contra la Revolución Bolivariana de Venezuela han gastado más de 70 millones de dólares en financiar a los grupos opositores”.

Ante los procesos integracionistas como CELAC y MERCOSUR, Estados Unidos ha respondido con otros proyectos como la Alianza del Pacífico, que incluye por ejemplo a Colombia, Chile y Perú. ¿Cree que esa alianza es un intento por reconfigurar su hegemonía en el continente? ¿Cuál debería ser la respuesta del resto de los países, para conservar —como propone CELAC— la “unidad dentro de la diversidad”?

“Es evidente que hay un intento de desacreditar el logro obtenido por Nuestra América después de un largo camino de dos siglos de luchas por su independencia. Continúan en su afán de dividirnos y tratan de reconfigurar su hegemonía en la región. La CELAC desde su creación, el 2 de diciembre del 2011, ha funcionado como mecanismo de concertación política, cooperación e integración de los Estados de América Latina y el Caribe y como un espacio común que garantice la unidad e integración de la región. De ahí que los pueblos latinoamericanos y caribeños, aprovechando la riqueza cultural, la identidad de lengua, costumbres, religión y los sentimientos anticolonialistas y antimperialistas que los une, como ninguna otra región del mundo, deben mantener su rumbo integracionista dentro de la CELAC —retomando el pensamiento del más universal de los cubanos— para impedir a tiempo que continúen extendiéndose los Estados Unidos por Nuestra América y caigan, con esa fuerza más, sobre nuestras tierras. Cuanto hicimos hasta hoy, y haremos, es para eso”.

Publicado el 19/07/2013 en Culturales, Política y etiquetado en , , , , , , , , . Guarda el enlace permanente. 1 comentario.

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión /  Cambiar )

Google photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google. Cerrar sesión /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión /  Cambiar )

Conectando a %s

A %d blogueros les gusta esto: