¿Orgasmo por receta médica?.

Mayte María Jiménez No se alarme si en pocos años al llegar a su médico por algún tipo de padecimiento la prescripción es sencillamente: un orgasmo. Al menos este ha sido el criterio de un grupo de investigadores liderados por el psicólogo neoyorquino Barry Komisaruk, quien lleva 30 años investigando los beneficios del placer sexual en el bienestar de la salud, especialmente en las féminas.

Según advierte el experto en su último estudio, el clímax estimula todas las áreas principales del cerebro, por lo que sería muy oportuno encontrar posibles usos terapéuticos de la estimulación vaginal.

En este momento la investigación se centra en averiguar cómo el placer sexual puede ayudar en el tratamiento de pacientes con ansiedad, depresión o adicciones, y los estudiosos avizoran los beneficios sobre otros padecimientos… Pero, por qué esta actividad puede generar estos efectos en el alivio a otros problemas, qué sucede en el organismo cuando se produce un orgasmo.

Aunque el orgasmo es una sensación subjetiva, desde el punto de vista fisiológico, durante la respuesta sexual, que tiene diversas fases, se tensan los vasos sanguíneos que se encuentran en la zona de la pelvis y el orgasmo tiene que ver con esa liberación que se crea por la acumulación de sangre.

De acuerdo a las investigaciones, estas reacciones físicas y químicas podrían tener grandes implicaciones en la salud de una persona, incluso servir de tratamiento para determinadas enfermedades.

Un estudio británico que contemplaba la relación entre orgasmos frecuentes (uno o dos por semana) y el índice de mortalidad en varones, en un seguimiento de diez años, encontró también que los hombres que experimentaban ese «éxtasis» tenían un riesgo de muerte de un 50 por ciento más bajo que los hombres que no lo hacían.

DE HORMONAS A SENSACIONES

Se estima que las hormonas liberadas durante la excitación y el orgasmo, especialmente la oxitocina y la dihidroepiandrosterona, pueden tener efectos protectores en el sistema inmunológico y cardiovascular.

El efecto de sedación y relajación que tienen en las personas la oxitocina y otras endorfinas que se liberan durante el orgasmo, genera estados de relajación y protege el sistema cardiovascular.

Ello podría explicar por qué algunas personas usan la masturbación intuitivamente para conciliar el sueño y por qué el sexo es una estrategia para gestionar el estrés.

Al momento de llegar al orgasmo, el cerebro se relaja y algunas de sus regiones se «apagan», por lo que es fácil olvidar pensamientos desagradables, y sensaciones de ansiedad.

Durante el orgasmo un persona puede llegar a quemar hasta 127 calorías o 500, si se alcanza en una bañera. En las mujeres, este estimula una hormona capaz de rejuvenecer su aspecto, nutrir la piel y oxigenar el cuerpo.

En la pareja, se ha comprobado que el orgasmo genera un estado de complicidad con carácter antidepresivo, y reprime la sensación de soledad y abandono.

Y aunque hay quienes usan la excusa de un dolor de cabeza para esquivar las relaciones sexuales, está demostrado que las mismas pueden aliviar estos malestares, descongestionar la nariz y ayuda a combatir algunas alergias

PLACER Y SALUD

Una investigación realizada recientemente en la Universidad de Wilkes, en Pennsylvania, observó que las personas que llegan al orgasmo presentaban en un 30 por ciento más activada la producción de un anticuerpo que ayuda a fortalecer el sistema inmunológico.

El doctor neoyorquino Barry komisaruk, demostró en su investigación que al introducir a una paciente en la caja de resonancia para analizar los efectos del orgasmo en el cerebro, estos son similares a los estímulos generados por el chocolate, la nicotina, la cocaína, en una región del cerebro llamada zona del placer o núcleo accumbens.

Según refiere el experto, la razón por la que comenzó a interesarse por el orgasmo femenino fue que encontró evidencias de que la estimulación vaginal tiene la capacidad de bloquear el dolor, sin necesidad siquiera de alcanzar el orgasmo.

«Hemos demostrado que ambos placeres actúan como calmante, siendo el orgasmo más efectivo que la estimulación», aseguró en un reporte de la BBC. .

Reconoció cómo, a raíz de esta situación, muchas mujeres utilizan la estimulación vaginal para reducir el malestar de la menstruación o el dolor causado por la práctica de deporte, incluso se alivian los dolores de espalda.

De acuerdo a las investigaciones realizadas previamente, cuando una persona no experimenta un orgasmo toda esa energía se queda estancada, y comienzan las situaciones estresantes. De ahí que la mejor garantía sea dejar fluir todo ese «poder» a través del cuerpo, para que placer y salud lleguen de inmediato.

Publicado el 12/09/2013 en Curiosidades. Añade a favoritos el enlace permanente. Deja un comentario.

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión /  Cambiar )

Google photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google. Cerrar sesión /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión /  Cambiar )

Conectando a %s

A %d blogueros les gusta esto: