Desempeño efectivo para abastecer al turismo (#Cuba #Brasil #Canadá)

Por Minerva Herández Basso

El desarrollo del turismo internacional en Cuba es reconocido en la región y en el orbe, sobre todo por los promedios anuales de crecimiento mantenidos en las llegadas de visitantes extranjeros, 2 838 468 arribos en 2012; igualmente, se ha hecho notorio el despegue reciente de vacacionistas nacionales, segmento que el pasado año alcanzó la cifra de 1 400 000, quienes disfrutaron de las diferentes modalidades incluidas las estancias en hoteles.

A la par de ese aumento también se amplían las capacidades de hospedaje, las cuales suman 60 000 habitaciones hoteleras y siguen en ascenso con la apertura de más instalaciones. Según información reciente ofrecida a la prensa por directivos del Ministerio de Turismo, este año se pusieron a disposición del mercado internacional más de 2 300 nuevos cuartos de hospedajes, y también entraron en funcionamiento inmuebles remozados o reparados. A esa infraestructura se suma una red extrahotelera y de recreación extendida por todo el territorio nacional.

Para mantener activa esa potente industria sin chimeneas en la Isla son necesarias cuantiosas importaciones de mercancías, las cuales deben llegar de manera estable y abarcar las más diversas variedades capaces de cubrir las demandas del sector, que requiere de grandes volúmenes de productos alimenticios y de otros numerosos renglones indispensables para su desempeño.

Sin dudas, garantizar las provisiones al turismo resulta complicado y para lograrlo se requiere de muchas habilidades y mañas comerciales. Pero, por tratarse de Cuba -hermoso archipiélago, encanto del turismo en el Caribe- el asunto se torna más complejo aún, pues a los vaivenes de los mercados se añade otro impedimento que entorpece las buenas prácticas y cuya esencia radica en los más de 50 años de bloqueo económico, financiero y comercial impuesto por los Estados Unidos a esta Isla.

Los perjuicios en la esfera de los abastecimientos al turismo por tan prolongada e injusta medida son tangibles y se aprecian en diferentes vertientes, que debe enfrentar cada día la Comercializadora ITH S.A. perteneciente al Ministerio de Turismo, para proveer a ese sector de disímiles alimentos y bebidas, así como de artículos de ferretería y del avituallamiento que completa pedidos para las nuevas inversiones.

Abelardo Fernández Falero, presidente del grupo empresarial, explicó a este semanario que los efectos nocivos del bloqueo representan en esa rama elevado costo por la reubicación geográfica de las compras, de los fletes y seguros debido a la lejanía de los mercados y la inmovilización de recursos por grandes inventarios.

Según el directivo, tales daños también se manifiestan en el alto costo financiero que significa para Cuba la necesidad de acudir frecuentemente  a créditos comerciales, más onerosos que los créditos blandos estatales y bancarios, muy difíciles de obtener, debido a la presión que ejerce el gobierno de Estados Unidos a terceros países.

Explicó que inciden de manera negativa en las compras de ese grupo empresarial en el mercado internacional, la variación de las tasas de cambio, dada la necesidad de efectuar compras de divisas, ya que el bloqueo les impide a las entidades cubanas utilizar el dólar estadounidense como moneda de pago.

Un informe del sector que abarca el período desde abril de 2012 hasta marzo del actual año, subraya que ese cerco económico afectó y encareció los abastecimientos del turismo por la incidencia negativa que tuvo en los aspectos comerciales, financieros y logísticos. En total se gastaron 31,4 millones de CUC de más, por disímiles motivos como la adquisición de mercancía con precios diferenciados, intereses por créditos comerciales y financieros y la variación de las tasas de cambio. También se incluyen en tales gastos las compras de divisas, el arrendamiento de locales y los fletes e inventarios adicionales.

Comercialización e inventarios

Acerca de los aspectos relacionados con la comercialización, Fernández Falero explicó que de los productos importados por ITH, una parte son de origen o producidos en Estados Unidos, sin embargo, esa entidad los compra en otros mercados más lejanos geográficamente, lo cual encarece su adquisición.

Figuran en ese grupo alimentos, equipos especializados, tecnológicos y de computación, así como materiales eléctricos, ferretería general y materiales de la construcción, entre otros, y cuyo valor supera los 29 millones de CUC.

De igual manera, constituye un perjuicio la utilización de intermediarios que no son productores directos, acción que encarece en 30 % las compras, por los elevados márgenes de ganancias aplicados en tales casos.

Según el Presidente de ITH, en 2012, ese grupo empresarial cerró contratos con 201 proveedores, de los cuales solo 31 % correspondió a productores, mientras 69 % se logró mediante intermediarios. Precisó que de abril del pasado año a marzo del actual, ese Grupo erogó por pagos de intereses totales financieros y comerciales 2 480 600 CUC, y en comparación con el período anterior, esa cifra se incrementó en más de 41 000 CUC.

Otra afectación significativa es la lejanía de los mercados actuales a los cuales acude esa entidad abastecedora, que se ve obligada también a incrementar los inventarios de mercancías y asumir más gastos y riesgos por la inmovilización de recursos y la utilización de mayores áreas de almacenamiento.

El informe expuesto por el citado directivo precisa que el inventario promedio de mercancías para la venta el pasado año ascendió a 38 millones de CUC y el promedio de rotación fue de 5,1 veces, en ese período. Subrayó que según cálculos realizados en caso de garantizar flujo permanente y estable de motonaves desde distancias cortas, las rotaciones de las mercancías podrían aumentar hasta ocho veces y el valor de los costos de inventarios se reducirían a unos 25,3 millones de CUC, por lo cual se dejaría de inmovilizar capital de 12,7 millones de CUC.

Aún así, la Comercializadora ITH, mediante sus cuatro empresas importadoras evade esos efectos negativos derivados del bloqueo impuesto por Estados Unidos a Cuba y otros inconvenientes de los mercados para lograr con hábiles desempeños comerciales que los clientes finales, esos millones de visitantes foráneos, se sientan satisfechos y disfruten sus estancias en Cuba.

Publicado el 14/10/2013 en Económica y etiquetado en , , , , . Guarda el enlace permanente. Deja un comentario.

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión /  Cambiar )

Google photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google. Cerrar sesión /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión /  Cambiar )

Conectando a %s

A %d blogueros les gusta esto: