#Cuba: #Bloqueo a su sector externo

Por Noel Manzanares Blanco

Tres meses atrás, en Cuba: ¿es un cuento el Bloqueo USA? develé algunas cifras que certifican cómo es una constante desde hace más de medio siglo la guerra económica de Washington contra el pueblo cubano, y formulé estas interrogantes: ¿Acaso deja de ser evidente la insolencia con la cual la Casa Blanca trata a sus socios europeos y sienta un precedente negativo para otras instituciones que comercian con nosotros al aplicar extraterritorialmente las sanciones de marras?

¿Acaso deja de ser evidente que el Gobierno de Estados Unidos hace una vez más concesiones absurdas a los detractores del cambio de política hacia Cuba, prestando juicio omiso al amplio reclamo popular de liberar totalmente los viajes al Caimán Verde?

¿Acaso deja de ser evidente que el objetivo fundamental de esta más que cincuentenaria monstruosa política del Águila Imperial a mi Patria sigue siendo causar daño y sufrimiento a la mayoría de cubanas y cubanos?

Para este minuto, grosso modo resalto unos datos que demuestran cómo marcha diametralmente opuestas a cualquier exageración las denuncias de La Habana por el acto de genocidio que practican las autoridades políticas del Norte contra mi Patria.

Directivos del Ministerio de Comercio Exterior e Inversión Extranjera aseguran que su ramo ha perdido más de tres mil 920 millones de dólares debido a la citada guerra económica, y esa cifra es un 10 por ciento mayor que la registrada el año anterior; al tiempo que los principales daños se reconocen en los ingresos dejados de percibir por exportaciones de bienes y servicios, que representan el 78 por ciento de todas las afectaciones —según reportes de prensa.

En mi opinión, un dato muy significativo es el que revela que los costos de financiamiento por la percepción de riesgo-país se incrementaron un 76 por ciento respecto al período anterior, por las presiones de las autoridades estadounidenses a terceros para obstaculizar o impedir financiamientos a Cuba. A ello se suma que los gastos en fletes y seguros por reubicación geográfica del comercio exterior de la Isla aumentaron en un 24 por ciento.

También es significativo lo que acontece en torno a la empresa cubana Alimport, que desde 2001 compra productos agrícolas en el mercado estadounidense —a primera vista, una suerte de válvula de escape.

Según autoridades del mencionado organismo de Comercio Exterior e Inversión Extranjera, la entidad que se ocupa de la importación de alimentos para la Mayor de las Antillas sigue sometida a operar a través de terceros, sin usar el dólar y sin acceso directo al financiamiento de la banca norteamericana. Además, se mantienen la imposibilidad de exportar a Estados Unidos y las restricciones a los barcos para transportar cargas cubanas hacia otros destinos, los cuales deben regresar vacíos a sus puertos de origen, lo que encarece los fletes y provocó la pérdida de 28 millones de dólares en el último año.

Por el mismo estilo se comporta la empresa mixta Havana Club Internacional, al perder alrededor de 73 millones de dólares por la prohibición de vender sus rones en los Estados Unidos, una estimación que se basa en la posición de los rones que esa entidad coloca en el mercado internacional, donde el norteamericano representa casi el 42 por ciento del destino de las marcas Premium.

Otro tanto acontece con nuestros Habanos. Cuba deja de ingresar más de 400 millones de dólares anuales a la economía nacional porque el Bloqueo norteamericano impide las ventas de tabaco en EE.UU. O sea, de no existir esa criminal política se podrían comercializar unos 150 millones de unidades de las reconocidas vitolas de tal producto.

Directivos de la Corporación Habanos S.A., encargada de su distribución en más de 150 países, consideran que nuestra nación cuenta con la materia prima y la experiencia de sus trabajadores para acometer ese compromiso; y que si cesara el Bloqueo, podemos entregar en el primer año unos 50 millones de unidades. Téngase en cuenta que antes de 1959, tabaco, ron y café eran algunos de los productos cubanos que tradicionalmente destinaban sus producciones hacia el norte —siempre, de acuerdo con un reporte de la AIN.

Y recuerde, apenas he comentado acerca del bloqueo a Cuba en su sector externo para evidenciar cómo se transgreden los principios que rigen las relaciones económicas, comerciales, monetarias y financieras internacionales, así como numerosas resoluciones de la ONU y de otros organismos internacionales —la más que cincuentenaria aberración vs. nuestro cubano.

Publicado el 22/10/2013 en Bloqueo, Económica. Añade a favoritos el enlace permanente. 1 comentario.

Deja una respuesta

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Salir /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Salir /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Salir /  Cambiar )

Conectando a %s

A %d blogueros les gusta esto: