El embarazo en la adolescencia ¿qué hacer? (#Cuba #Mexico #Venezuela)

Por: Meilin Cuéllar Hernández

“Era una noche de otoño, al calor de las velas nuestros cuerpos ardían mientras nos acariciábamos bajo la luna… Su piel, su mirada, su entrega, la complicidad de sus besos… me hicieron renacer; a instantes me sentí en el cielo, bailé con las estrellas, reí con los astros… Nunca lo olvidaré… Al amanecer recordé  que habíamos estado tan emocionados que no usamos protección… Lo peor fue cuando, al cabo de dos meses, mi menstruación se ausentó…”

Con cierta frecuencia vivimos momentos de felicidad “de forma descuidada” sin medir los efectos que después pueden tener para nuestras vidas. En ocasiones cuestionamos a adolescentes que atraviesan situaciones de este tipo y nos preguntamos ¿en qué estaban pensando? Pero lejos de cuestionarlos nos hemos preguntado si ¿están preparados para esta etapa?

La adolescencia es el puente hacia la adultez, los cambios psicológicos que se producen generan incertidumbres, dudas, temores, pero también curiosidad, deseo de tomar sus propias decisiones, poder elegir y ser elegido, amar y ser amado. En esta etapa, el adolescente intenta experimentar relaciones que les son propias a los adultos y no a ellos, desconociendo en ocasiones los riesgos y las consecuencias de sus acciones.

El embarazo en la adolescencia es un problema culturalmente complejo que atraviesa por el sistema de relaciones sociales en las que se inserta la adolescente, su relación con los padres, los amigos más cercanos y otros grupos sociales.

Precisamente por la carga sociocultural latente en cada sociedad, las adolescentes tienen relaciones sexuales protegidas o no, buscan ayuda a tiempo o no, comunican sus errores o no… y esto es el reflejo de la educación sexual, su preparación para la vida, la confianza en sus padres, en sus amigos, la concientización de los problemas que pueden acarrear al enfrentar una relación sexual desprotegida con alto riego de embarazo pero también de enfermedades de trasmisión sexual.

Aunque las circunstancias de los embarazos en adolescentes varían mucho, destacan algunos rasgos comunes: los cuerpos más jóvenes no están plenamente desarrollados para pasar por el proceso del embarazo y el parto sin consecuencias adversas; las madres adolescentes se enfrentan a un riesgo más alto de parto obstruido que sin una atención obstétrica de urgencia adecuada, puede conducir a la ruptura del útero alcanzando un alto riesgo de muerte tanto para la madre como para el bebé; las responsabilidades aumentan y los sueños y planes de las adolescentes que esperan un hijo/a, quedan postergados. Esto sin mencionar que para  las adolescentes que todavía están en proceso de crecimiento y desarrollo, un embarazo puede crear conflicto a autoaceptarse como mujer, por los cambios en su cuerpo y las nuevas funciones y sensaciones que experimenta.

Cuba cuenta con excelentes profesionales en el sistema de salud y aunque esta problemática ha disminuido sus índices en los últimos años por la diversidad de programas y políticas que desarrollan el tema en cuestión, los embarazos en adolescentes continúan sucediéndose, siendo calificados como “de alto riesgo” porque durante el parto, el trabajo es prolongado y puede causar una fístula obstétrica, que es un desgarro entre la vagina y la vejiga o el recto, que provoca fuga de orina o heces.

Aunque el problema puede corregirse con cirugía, el tratamiento no está ampliamente disponible en la mayoría de los países donde se produce esta lesión y millones de mujeres deben resignarse a sufrir una afección que provoca incontinencia, malos olores y otros efectos secundarios como problemas psicológicos y aislamiento social; sin mencionar que la maternidad precoz suele comprometer los resultados académicos y profesionales, el potencial económico y las formas de esparcimiento social de las adolescentes.

Datos de la Organización Mundial de la Salud reflejan que en Etiopía y Nigeria, más del 25% de las pacientes con fístula habían quedado embarazadas antes de los 15 años y más del 50% antes de los 18 años. Los países de Europa tienen menos embarazos de adolescentes porque adoptan un enfoque diferente con respecto a la educación sexual, además, al tener mayor acceso a las redes de comunicación masiva en Internet, facilitan el conocimiento desde edades tempranas.

En los Países Bajos, que posee una de las tasas más bajas de Europa de embarazos en adolescentes, de cuatro partos en adolescentes por 1.000 mujeres, la educación sexual comienza en la escuela primaria. Actualmente en el Reino Unido la educación sexual no es obligatoria en las escuelas, y algunas escuelas de inspiración religiosa ni siquiera imparten esa educación, por lo que las consecuencias son impredecibles.

La maternidad no debe ser un accidente…Debe ser el proceso compartido entre la pareja, la familia, los amigos… En la adolescencia, las niñas se sienten muy confundidas porque comienzan a convertirse en mujeres; precisamente eso es lo difícil, no saben cómo deben actuar, quieren crecer pero no saben la responsabilidad de tomar decisiones… Descubrir deseos, aspiraciones, gustos, habilidades y aptitudes con lo cual se plantean objetivos que cumplir y metas a alcanzar es fundamental para el desarrollo individual de las adolescentes.

Si eres adolescente, puedes ser madre, solo tienes que elegir el momento oportuno. La llegada de un hijo debe ser fruto del amor y la unión de dos personas que se aman y por ende amarán a su hijo. Obtener información y orientación completa, veraz y suficiente sobre tu cuerpo, sus funciones y procesos reproductivos; disfrutar de una vida sexual saludable y placentera, libre de discriminación, coacción o violencia.; acceder a métodos anticonceptivos seguros y de calidad; y sentirte en un ambiente de seguridad, apoyo y confianza con tu familia y amigos, es fundamental para tu desarrollo individual y social.

 

Publicado el 22/10/2013 en Sociedad. Añade a favoritos el enlace permanente. 3 comentarios.

  1. Cuantas mujeres hemos pasado por esto…?? Particularmente a mi me sucedio, exactamente igual que a la joven del articulo… Todavia hoy, con 45 anos de edad, no he superado las decepciones, la tristeza, el aislamiento al que fui somentida en aquella epoca, por mis padres, por mi s amigos, por los que me rodeaban…. Creo quee ste articulo toca la realidad de muchas mujeres….. es realmente conmovedor y educativo… A su autora, muchas gracias!!

    Me gusta

  2. Gracias tí Esther, me alegra mucho saber que les ha gsutado! La autora

    Me gusta

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión /  Cambiar )

Google photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google. Cerrar sesión /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión /  Cambiar )

Conectando a %s

A %d blogueros les gusta esto: