La Danza de los Millones: #Béisbol y #Fútbol, dos ejemplos.

hhPor Ramón Bernal Godoy

La noticia corrió como pólvora, el cienfueguero José Dariel Abreu había firmado un contrato con Los Medias Blancas de Chicago por $68 millones de USD y el tunero Alexander Guerrero lo hizo por otros 28 con los Dodgers de Los Angeles, mismo equipo que en junio 2012 se había hecho de los servicios de Yasiel Puig por la suma de 42 millones… no es nada nuevo… es un ejemplo más de la Danza de los Millones, entiéndase la “comercialización” del deporte.

No siempre fue así. Lejos estaba el legendario Babe Ruth con sus 80 000 USD anuales de saber que hoy el salario mínimo de un colega suyo en Grandes Ligas sería de 480 000 USD anuales, mientras el salario promedio es de 3,2 millones por jugador.

Personalmente no estoy en contra de retribuir el esfuerzo y pagar lo mejor posible a quienes brindan espectáculo y alegran la vida de millones, tampoco en invertir en estadios y tecnología que luego se convierten en placer de millones de personas, pero nada justifica los niveles actuales de comercialización, consumo, hipocresía, despilfarro y endeudamiento, no solo en este deporte sino en todo el deporte profesional en general. ¿Será acaso que realmente el esfuerzo y la actividad de un pelotero vale tantos y tantos millones, multiplicando en varias veces el salario medio de un ser humano, ya sea cirujano, científico, minero, militar o constructor? ¿Es realmente justo?

No es secreto que la MLB es una Liga de Béisbol poderosa económicamente -gracias fundamentalmente a las condiciones y tarifas de sus estadios, los contratos regionales de televisión, las inversiones de los consorcios dueños de los equipos, la llegada de talento de distintos rincones del mundo, entre otros muchos factores-. Millones de aficionados asisten a los estadios (73 millones en la campaña 2011/2012), mientras los ingresos combinados de los 30 equipos superan los 6000 millones anuales.

¿Pero como se explica que un equipo que paga un salario promedio anual de $ 5,5 millones a sus jugadores y desembolsa 28 millones por Guerrero  y 42 millones por Puig tenga una deuda pública de 433 millones de dólares?

No hay lógica alguna. No se explica tanto derroche y tanta deuda en un mundo con tanta pobreza y necesidad, incluso en el propio EE.UU. Me pregunto si podría estar de acuerdo con esta “danza de millones” una sola persona de entre los 46,5 millones de estadounidenses que viven en la pobreza (entiéndase 46,5 millones que comen en las calles, que no tienen un techo propio, que no acceden a la atención médica, etc.) o de los 12 millones de desempleados norteamericanos que ahora mismo se deciden entre delinquir o esperar un milagro para “salvar sus familias”.

Queda claro –al menos para mi- que Las Grandes Ligas reflejan un mal menor, pues el mal mayor es la sociedad de consumo salvaje donde se desenvuelve, en medio de un sistema socio económico inhumano que no logra reducir el índice de personas que viven bajo el umbral de la pobreza (En EE.UU es un 15%, o lo que es lo mismo, 1 de cada 7 estadounidenses), en pocas palabras, la responsabilidad no es solo de la MLB (-pues también tiene alguna-) ni siquiera solamente de los Estados Unidos, es simplemente responsabilidad  del sistema capitalista actual.

Un ejemplo de lo anterior son las Ligas Profesionales de Fútbol, deporte universal, delirio de multitudes donde, aunque unos pocos concentran los salarios multimillonarios, un club puede llegar a pagar 90 o 100 millones de euros por la compra de un jugador. Uno de los casos más representativos es la Liga Española con una deuda pública que supera los 3 600 millones de euros sin contabilizar los dos mayores deudores, los clubes Real Madrid y Barcelona, (590 y 578 millones de euros deben a Hacienda, respectivamente). ¿Compran, especulan y pagan con dinero que deben? Nadie “sabe” nada: “Política de privacidad”.

Para empeorar las cosas España atraviesa una de las más crueles crisis económicas de Europa (12 millones de ciudadanos bajo el umbral de la pobreza, 3 millones en pobreza extrema) y su Gobierno ha desarrollado una de las políticas de recortes más agresivas y perjudiciales desde el punto de vista social de todo el hemisferio. Me pregunto si no necesita la capital española 1 139 millones de euros que sus dos clubes insignias le deben (El Atlético debe 549 millones) ya sea para construir viviendas, dar salud o generar empleo en una ciudad donde 200 000 hogares sufren el llamado “riesgo social” porque todos sus miembros están en paro y más del 11% de sus habitantes viven en la pobreza. ¿Es acaso posible que la compra de un jugador amerite pagar 100 millones de euros? ¿No son 14, 12, u 11 millones de euros demasiado dinero para pagar anualmente a una persona cuando en ese mismo país 3 millones de ciudadanos sobreviven con menos de 420 USD mensuales?

Evidentemente es también “la danza de los absurdos”.

Por su parte Cuba, con sus errores y aciertos en la esfera del deporte, con un bloqueo a cuesta que ya en el 2013 nos ha costado 1 millón 70 mil USD y que no permite que  se nos paguen los 2,3 millones de dólares que ganamos con nuestra participación en el II y III Clásico de Béisbol, con un enemigo que no ha dejado a la espontaneidad la fuga de nuestro talento (entiéndase desarrollo de estrategias para el robo de cerebro)  hace lo que puede en materia de salarios.

Cuba no puede pagar cifras millonarias, lo sentimos por Abreu y esos otros deportistas de origen cubano que deciden “probar suerte” alejados de sus familiares y tierra natal. Cuba no puede y no quiere, NO solo porque somos una isla subdesarrollada y bloqueada, sino porque nuestro pueblo y nuestro Estado socialista no lo permitiría… En Cuba el salario de un deportista (Reciente y justamente actualizado con fórmulas que retribuyen y reconocen mejor el esfuerzo de cada uno) lo pagamos nosotros, el pueblo, el ciudadano común… pues es nuestro sudor el que convertido en producción y luego en finanzas pasa al presupuesto del estado, cual es luego redistribuido según las necesidades de la nación, con marcada prioridad para aquellas de carácter social.

No es un magnate quien de su bolsillo despilfarra o especula con el dinero, compra y vende sin importar nada más que la relación “inversión- ganancia”, acá es nuestro dinero, el mismo, el poquito con el que no podemos pagar los salarios que quisiéramos pagar a nuestros médicos, maestros, científicos, militares, etc… Reconocemos el esfuerzo de cada deportista en brindarnos un gran espectáculo, no estamos en contra de su desarrollo profesional y personal, tampoco les acusamos por beneficiarse del estado de cosas que caracteriza al deporte universal, es decisión de cada cual determinar que hacer con el conocimiento y la calidad deportiva que – en el caso de Cuba – gratuita y generosamente adquirió, más también esperamos que ellos entiendan que nosotros, su pueblo, no puede hacerlos millonarios.

“No podemos ni queremos bailar la danza de los millones, al menos no la de nuestros pocos millones”. Así lo veo.

 

 

Anuncios

Un pensamiento en “La Danza de los Millones: #Béisbol y #Fútbol, dos ejemplos.

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s