Sigue siendo DEMENTE después de todos estos años (#Cuba #Miami)

Por Max J. Castro

“¿Quién ganó la Crisis Cubana de los Misiles?”, pregunta Pedro Roig en la edición del 28 de octubre de The Miami Herald. Roig se identifica, entre una plétora de otros títulos (historiador, abogado, autor, veterano de Bahía de Cochinos), como investigador principal asociado en el Instituto para Estudios Cubanos y Cubanoamericanos (ICCAS) de la Universidad de Miami. Ausente de esta larga lista está el trabajo más reciente y público de Roig, director de Radio y TV Martí. Una curiosa omisión.

Esta columna no tiene la intención de ser un ataque personal contra Pedro Roig.  La crítica feroz y los argumentos ad hominem no son parte de mi DNA como científico social o autor de opiniones. El principal enfoque de este artículo es un análisis del contenido del artículo de Roig en el Herald, el cual creo que refleja el modo de pensar en el seno del exilio tradicional y que puede describirse con una sola palabra: DEMENTE.

Al mismo tiempo, al evaluar la validez, objetividad e integridad de un artículo de opinión como el de Roig, a diferencia de un documento de física o de química, sería una negligencia no considerar la fuente. Es más, en general y especialmente en este caso, es esencial diseccionar no solo qué se ha dicho sino qué no se ha dicho.

ICCAS se presenta como un centro para el análisis académico de la población de Cuba y la cubanoamericana. Radio y TV Martí son emisores del gobierno norteamericano que transmiten hacia Cuba una mezcla de información, entretenimiento y propaganda con el propósito de socavar el régimen cubano. Evidentemente, mencionar a Roig como jefe de esas emisoras provocaría preguntas acerca de la credibilidad y capacidad del autor para la objetividad, así como el status de ICCAS como un legítimo centro académico.

Otro factor que podría dañar la credibilidad tanto del autor como de la institución que lo contrató cuando Roig abandonó su selecto trabajo radial en 2011 (por medio de la renuncia o el despido, en dependencia de la fuente) es el hecho de que Radio y TV Martí son un despilfarro. Durante años, el contribuyente norteamericano ha soltado más de $500 millones de dólares por las emisiones, las cuales no han hecho mella detectable en la estabilidad o las políticas del gobierno cubano. Es más, como ha reportado de manera fiel el Miami Herald, la operación ha estado plagada de quejas de poca audiencia, políticas y periodismo prejuiciados, y amiguismo.

La propia columna de Roig refleja muchos de los defectos que asedian tanto la identidad del autor como las emisoras que dirigió: decepción por omisión, evidencia selectiva, análisis prejuiciado, lectura chapucera de la literatura pertinente y de los registros históricos.

Para concentrarnos en el punto clave, ¿cuál ha sido la conclusión principal a la que ha llegado la vasta mayoría de los historiadores, los analistas políticos y los propios participantes en relación con la crisis de los misiles y su solución?

El consenso claro es que la Crisis Cubana de los Misiles fue el hecho más peligroso de la Guerra Fría y posiblemente de la historia humana. Los especialistas en el tema han descrito el momento como estar “al borde” de la guerra nuclear y del posible aniquilamiento de cientos de millones de personas o incluso de toda la especie. Jonathan Schell ha llevado el guión un paso más allá; una guerra nuclear total lanzaría tanto polvo y escombros a la estratósfera que taparían el sol y crearían un invierno nuclear que pudiera destruir toda la vida en el planeta. Sin embargo, increíblemente se puede leer letra por letra el artículo de Roig sin encontrar ni un ápice de este terrorífico y significativo aspecto de la crisis.

Esta gigantesca omisión no es más accidental que la cosa acerca de Radio/TV Martí. Describir las posibles consecuencias de la crisis hubiera sido contrario a la banal conclusión que el análisis de Roig apuntaba desde el principio. Porque cuando se considera el horror que se evitó por medio de la diplomacia, la verdadera respuesta a la pregunta de Roig es evidente. La civilización ganó la Crisis de los Misiles. La especie humana ganó la Crisis de los Misiles. La Tierra ganó la Crisis de los Misiles. Independientemente de lo que se piense de Kennedy, siempre será recordado por evitar un segundo holocausto aún más devastador que el primero. Fue su  mejor momento.

Pero esa no es la conclusión a la que Roig quiere llegar. En su lugar, él quiere hablar de cuántas armas nucleares más tenía Estados Unidos en 1962 que la Unión Soviética. La implicación es que Estados Unidos hubiera ganado la Crisis de los Misiles a fuerza de su superioridad estratégica militar. Cuando Roig describe lo sucedido el 27 de octubre de 1962, es decir, cuando “los militares de EE.UU. comenzaron la etapa final de un masivo despliegue para atacar la Cuba de Castro”, no es difícil adivinar que este hubiera sido su solución preferida.

Sin embargo, de alguna manera él olvida mencionar que una vez que las tropas norteamericanas desembarcaran, se hubieran encontrado con una brigada soviética provista de armas nucleares tácticas y con la autorización para usarlas. ¿Qué hubiera hecho Estados Unidos si un enorme número de soldados norteamericanos hubiera muerto a manos de soldados soviéticos que usaban armas nucleares?  Es así cómo comienzan las guerras mundiales.

¿Quién ganó la Crisis de los Misiles, según Roig? Su deficiente y preconcebida respuesta es que Castro ganó la Crisis Cubana de los  Misiles. ¿Por qué? Bueno, Kruschev fue depuesto menos de dos años después. Y Kennedy fue asesinado un año más tarde por un sicario procastrista”. ¿Fidel? Vivió y domino Cuba durante casi medio siglo.

Ni importa que estos puntos estén, en el  mejor de los casos, tenuemente conectados, con la posible excepción del vínculo entre la Crisis de los Misiles y la caída de Kruschev. Pero si ese vínculo es real, implica que los líderes soviéticos creían que Kennedy no era tan débil  como sugiere Roig y le ganó a Kruschev la Crisis de los Misiles.

Además, las acciones  de Oswald no tuvieron nada que ver con la Crisis de los  Misiles. Aunque Oswald era un individuo perturbado, es cierto también que aborrecía la campaña de invasiones, agresiones e intentos de asesinatos que la administración Kennedy estaba desarrollando contra Cuba. Ese aborrecimiento, junto con su estado mental patológico, probablemente hayan sido las razones principales para el asesinato. Pero muchas personas en EE.UU. aborrecían la política de EE.UU. contra Cuba y ninguna trató de matar a Kennedy; estaban cuerdos. Al llamar a Oswald “sicario procastrista”, Roig con todo propósito dejar la falsa impresión de que Castro tuvo algo que  ver con el asesinato.

La idea fija expresada por Roig es en realidad demente. La doctrina estratégico de EE.UU. y la soviética durante la Guerra Fría era la Garantía de Destrucción Mutua (MAD, por sus siglas en inglés).  Esto fácilmente hubiera podido ser la trágica consecuencia si Kennedy hubiera cedido ante los militares y decidiera “eliminar a Castro” en 1962 como muchos exiliados (incluyendo probablemente  a Roig) aún desean que él hubiera hecho. Solo un modo demente de pensar aseguraría que hubiera valido la pena arriesgarse a los horrores de la guerra nuclear solo para derrocar a Fidel Castro. Finalmente, el modo de pensar del exilio de línea dura está deformado por una ira tan encendida que se quema a sí mismo. Hay que estar realmente loco para defender una política que, por lo menos, hubiera provocado la muerte de cientos de miles e incluso millones de  nuestros compatriotas cubanos.

Publicado el 07/11/2013 en Política y etiquetado en , , , , , , , , . Guarda el enlace permanente. Deja un comentario.

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión /  Cambiar )

Google photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google. Cerrar sesión /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión /  Cambiar )

Conectando a %s

A %d blogueros les gusta esto: