Mafia anticubana y sus mercenarios contra Tony Ávila.

Tony Ávila
Tomado de Descubriendo Verdades
Por Percy Francisco Alvarado Godoy
Al fin dejó el cantautor Tony Ávila a la Meca de la intolerancia y el extremismo –Miami-, para presentarse hoy en el restaurante Yerba Buena, en el distrito turístico de Condado, en Puerto Rico. Se llevó consigo la triste experiencia de sufrir al acoso de quienes -desde posiciones de obstinación visceral-, tratan de impedir el intercambio cultural entre Cuba y Estados Unidos.
Supo el artista en carne propia cómo funcionan allí los patrones de conducta de la derecha mafiosa, encarnada en grupos terroristas asentados en esa ciudad, políticos mafiosos y la cobertura de medios insertados en la más agresiva guerra ideológica contra su Patria.

¿Sus culpas? Creo que ninguna. A pesar de ello, hubo quienes usaron el falso argumento de presentarlo como supuesto represor de integrantes del grupúsculo las Damas de Blanco.
Ávila fue a consumar un sueño propio y el de muchos artistas cubanos –más allá de la política y las ideologías-, el de participar, como el señaló a EFE: “Ellos han querido trasladar las ideas de esa generación a la actual, que vive sin remordimiento ni odio contra el Gobierno y que apuesta por que el cambio cultural sea más abierto, transparente y bilateral”.
Repudió, como es lógico, las protestas montadas contra él en torno a su concierto en The Place, en Miami, cancelado inicialmente pero finalmente realizado con discreción. Sin tapujos, repudió las falsas acusaciones de Leticia Ramos Herrería, líder de las Damas de Blanco, quien lo vinculó maliciosamente a los actos de repudio populares contra las frecuentes provocaciones de ese grupo de contrarrevolucionarias. Toda esa manipulación se encuentra en una fabricada sarta de mentiras supuestamente escritas por 16 Damas de Blanco, vendiéndolo como promotor del odio y la violencia. Dicha misiva está firmada por las mercenarias Ramos Herrería, Katiuska Rodríguez Rives, Marisol Fernández Socorro, Yamila Sendra Ruíz, Odalis Hernández Hernández, Hortensia Alfonso Vega, Mercedes de la Guardia Hernández, Amada Rosa Herrería Rodríguez y Nirta González Leiva, así como es apoyada por otras contrarrevolucionarias correligionarias del músico: Asunción Carrillo Hernández, Mayra García Álvarez, Ramona Herrero Batista, Caridad Burunate Gómez, Yenisleidys Nilo González, Dania Hechevarría Menéndez y Ania Zamora Carmenate.
Ávila se encontraba en Miami, donde este fin de semana se presentó en The Place.
Su presencia en la ciudad provocó críticas de Leticia Ramos Herrería, representante de las Damas de Blanco en Matanzas, quien lo acusó de participar en golpizas contra las mujeres en la ciudad matancera de Cárdenas.
Ávila salió de inmediato al paso a las falsas acusaciones en el canal América TeVé: “Yo no voy a gastar mis neuronas ni mi saliva en eso, ni perder mi tiempo en eso” (…) “No le doy un golpe a nadie (…) no soy un hombre violento”.
“Vine a este país a cantar mis canciones. No vine a hacer política”, añadió con seguridad.
La satanización de Ávila se agrió aún más cuando representantes de la mafia cubano americana en el Congreso –Ileana Ros-Lehtinen, Mario Díaz Balart y Albio Sires-, solicitaron a Roberta Jacobson, subsecretaria de Estado para Asuntos del Hemisferio Occidental, “la revocación inmediata de la visa de turista” a Tony Ávila. Era el clásico espaldarazo para la falaz campaña, apoyándose manipuladoramente en la Proclamación 8697, de agosto del 2011, en la cual Obama ordena la suspensión de entrada al país de cómplices en violaciones de derechos humanos. Este instrumento legal es otra forma de hacer política exterior a conveniencia de Washington, sobre todo para amenazar a dirigentes, funcionarios, periodistas e intelectuales revolucionarios de Cuba y Venezuela.
El cantautor, con total franqueza, no se doblegó a las presiones y llegó a ser, incluso, condescendiente con sus detractoras, al declarar: “Soy incapaz de calumniar o usar la mentira para denigrar u ofender a nadie y reitero, mucho menos a una dama. Soy un hombre sensible y de pensamiento, respeto la manera de pensar de los demás”, invitándolas a asistir a un concierto que dará en su barrio el próximo 12 de julio.
Para dolor de los armadores de esta injusta y manipulada campaña, Tony Ávila les dio una bofetada con su honesto actuar, tanto como ser humano como artista. Otra vez venció la razón.

2 pensamientos en “Mafia anticubana y sus mercenarios contra Tony Ávila.

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión /  Cambiar )

Google photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google. Cerrar sesión /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión /  Cambiar )

Conectando a %s