La historia es una sola y no puede ser cambiada. (+ video)

Antonio Rodiles

Por Ricardo Estévez Morales *

Una vez más se desmorona el castillo del mercenarismo y se vuelven flojos los cimientos de las campañas contra Cuba, incapaces de hacerle frente a la verdad que por más de 50 años se ha construido.

La historia es una sola, por lo que no puede ser cambiada. Esta es una de las razones por la cual nuestro Comandante en Jefe, Fidel Castro, hacía énfasis en la memoria histórica, como principal arma de defensa de un pueblo.

Desde hace casi 20 años la mafia anticubana de Miami y sus “mercenario- disidentes” internos se centran en tejer una campaña sustentada en la tergiversación de un lamentable hecho acontecido el 13 de julio de 1994, cuyo principal responsable fue la política criminal de las autoridades de Estados Unidos en su afán de estimular la emigración ilegal desde Cuba con el fin de desestabilizar y quebrantar el sistema sociopolítico imperante en la isla.

Esta campaña hasta hoy ha sido fundamentalmente alimentada con falsas versiones de los hechos, todas fabricadas en Miami donde obtienen amplias finanzas para su divulgación. Para sus inmundas mentes el Gobierno cubano no solo fue el culpable del hundimiento sino también de la supuesta negación de auxilio a las personas que se encontraban en la desesperación. Algo que es totalmente falso y que va en contra de la ética demostrada por nuestro Comandante en jefe, las autoridades y todo el proceso revolucionario cubano en general. Sobre estos hechos en concreto el propio Fidel se encargaba de aclarar el 8 de septiembre del 2000 en Estados Unidos (Iglesia Riverside. Harlem, Nueva York):

“Lo que ocurrió fue que había un lugar donde estaban los remolcadores que prestan servicios al puerto. Lo asaltaron, neutralizaron a los que lo custodiaban, destruyeron las comunicaciones y partieron con él. Tres de los propios trabajadores del centro se montaron en otro remolcador, otros tres o cuatro —no tengo ahora la cifra exacta— se montaron en otro, de noche, sin decirle nada a nadie, y se fueron con los dos remolcadores para tratar de interceptar al que se llevaban. Nadie sabía nada, ya habían pasado horas incluso desde el momento en que se produjo el robo del remolcador.
Tan pronto se conoció el hecho por las autoridades pertinentes, se dieron instrucciones inmediatas a los guardacostas de acercarse a la ruta que llevaban para evitar un accidente y ordenar el regreso de los remolcadores que habían salido para tratar de interceptarlo.

Era de madrugada, mar agitado y olas fuertes. Antes de que llegara un guardacostas, que por suerte salvó a casi la mitad de los que iban en la embarcación secuestrada, ya que el mismo poseía salvavidas, cuerdas y otros medios para socorrer y rescatar náufragos, se había producido un choque entre uno de los dos remolcadores que trataban de interceptarlo con la popa del remolcador robado que se fue a pique. Los pocos tripulantes de aquellos rescataron a varios de los náufragos, a pesar de carecer de medios adecuados y con temor de ser ellos mismos secuestrados. No tardó en llegar el guardacostas que, aun en aquellas condiciones difíciles y en medio de la oscuridad de la noche, pudo salvar a 25 personas. Esa es la historia real de lo sucedido. Ah, pero había que inventar mentiras y crear una cínica leyenda sobre el caso.”

En el día de ayer, como cada año fue organizada una flotilla, encabezada por el terrorista Ramón Saúl Sánchez que zarpó desde Miami hacia los límites de las aguas internacionales cubanas. Esta flotilla estaba convoyada con la tarea que tenía a su cargo Antonio Rodiles y los miembros de su mal llamado “proyecto cívico independiente” Estado de SATS que era sencillamente la de hacer un llamado a los mercenarios para que, a la llegada de esta flotilla (cerca de las 10 de la noche del sábado), se acercaran al Malecón y otros puntos de la costa con velas y flores para rendir un falso homenaje a los que allí perdieron sus vidas.

Digo falso homenaje, porque la mayoría de los que allí perdieron sus vidas, entre ellos niños y mujeres, así como sus familiares lo menos que hubiesen deseado es que sus memorias fueran utilizadas en función de los intereses de un grupo de terroristas, como Ramón Saúl Sánchez, a los cuales nunca les ha importado la vida de los ciudadanos residentes en la isla cuando han organizado, financiado o perpetrado planes terroristas en la mayor de las antillas.

Para colmos las supuestas “velas homenaje” solo se vieron desde la parte trasera de la casa del contrarrevolucionario Antonio Rodiles González, (como muestra el video) pues en ese momento el malecón estaba desierto y los pocos románticos que le visitaban no contaban con lentes de tan larga distancia como para visualizar lo que supuestamente era un “valiente homenaje”. Nada, que cuando no existen motivaciones reales y no existe ni valor ni causa que defender sólo el dinero importa y ese es más fácil ganarlo mintiendo desde la comodidad y el resguardo que exponiéndose a los millones de ciudadanos que residen en la isla y que estarían dispuestos a enfrentar cualquier intento de tergiversación de nuestra historia.

*Editor de Miradas Encontradas

Publicado el 14/07/2014 en Cuba, Subversión y etiquetado en , , , , , , . Guarda el enlace permanente. 2 comentarios.

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión /  Cambiar )

Google photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google. Cerrar sesión /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión /  Cambiar )

Conectando a %s

A %d blogueros les gusta esto: