El rap es guerra o como manipular a artistas cubanos. A propósito de las nuevas revelaciones de la AP.

Cuba-Secret-Hip-HopLuis Miguel Rosales

La mañana me despertó con las nuevas revelaciones de la agencia norteamericana AP, relacionadas con la utilización de raperos cubanos con fines subversivos, amparados en proyectos de la USAID. Al respecto me gustaría compartir con los lectores algunas cuestiones e informaciones interesantes que pueden diluirse ante el inmenso cúmulo informativo de Internet. En el Programa Cuba de la USAID en su tercera área de trabajo se refiere a la “Sociedad Civil”, donde expresa su objetivo, entre otros aspectos, de “incrementar el alcance a los grupos marginales y vulnerables de la sociedad cubana”. Entre estos grupos se han identificado a los artistas. A través de este Programa Cuba se han distribuido millones de dólares, entre otros aspectos, para impulsar el trabajo de los denominados grupos alternativos en la sociedad civil cubana e identificar y entrenar a individuos que puedan convertirse en futuros líderes o agentes de cambio, es decir, que participen en el intento de derrocar el proceso revolucionario cubano. Entre estos denominados “agentes de cambio” han incluido a artistas, jóvenes, mujeres y negros, entre otros más. En el 2010, cuando se congelaron por malos usos los fondos de la USAID, esta agencia federal norteamericana tenía destinados 2 900 000 dólares para supuestamente promover la libertad de expresión en Cuba financiando a artistas plásticos, músicos, poetas y escritores con posiciones contrarias a la Revolución. Entre las instituciones que han recibido fondos de la USAID para trabajar con artistas cultivadores del hip hop en Cuba se encuentra Freedom House, organización denunciada como fachada de la CIA y que ha invertido parte de los fondos millonarios recibidos de la USAID desde el año 1996 para fortalecer a líderes de la contrarrevolución cubana, dentro de los que incluyeron a músicos con posiciones abiertamente opuestas al proceso cubano. En esta misma dirección se encuentra la Fundación para los Derechos Humanos en Cuba, adscrita a la Fundación Nacional Cubano Americana (FNCA), quien en el año 2011 recibió 3,4 millones de dólares ha invertir entre septiembre de ese año hasta septiembre de 2014. Con esos fondos, entre otras acciones, organizó un curso de liderazgo para “líderes opositores cubanos” en la Universidad Internacional de La Florida (FIU), en el cual participaron algunos “artistas independientes” vinculados a la contrarrevolución. La National Endowment for Democracy (NED) también ha destinado cuantiosos recursos para promover la contrarrevolución dentro del país, parte de los cuales se han destinado a financiar y promover acciones de supuestos artistas independientes. Este dinero lo canaliza a través de organizaciones e instituciones radicadas en EE.UU. o en terceros países, como la ONG checa People in Need, la eslovaca People in Peril o la norteamericana Center for a Free Cuba. Por ejemplo, en el año 2012 People in Need recibió de la NED 247 779 dólares en dos partidas para, entre otras acciones, promover con fines subversivos a grupos musicales o artistas, presentando esto como apoyo a la libertad de expresión. En el 2013 la cifra fue de 194 544 dólares. En el mes de marzo de 2014 se desarrolló en Praga el Festival de cine documental “Un Mundo”, este fue organizado por People in Need con fondos de la NED y en el presentaron un documental, dirigido por el cineasta mexicano Jesse Acevedo, titulado “Viva Cuba Libre – el rap es guerra” relacionado con el grupo de rap Los Aldeanos, uno de cuyos integrantes hoy en día vive en Miami, el mismo grupo vinculado a este proyecto subversivo denunciado por la AP. Este es un grupo con letras muy hostiles al proceso cubano pero que en Cuba no fueron nunca ni perseguidos ni prohibidos. Lo curioso es que aunque Los Aldeanos no asistieron al evento, sí presentaron un grupo de rap cubano con el sugerente nombre de Los censurados. Realmente son poco originales. DibujoEn el 2013 comenzó a recibir fondos de la NED una nueva organización basificada en Miami, la Cuban Soul Foundation (CSF). Esta recibió ese año 65 mil dólares para supuestamente promover la libertad de expresión entre artistas vinculados a la contrarrevolución cubana. Esta promueve y financia actuaciones en Miami de raperos cubanos con posiciones críticas y abiertamente contrarrevolucionarias, entre los cuales sobresalen Eskuadrón Patriota, así como a los proyectos Matraka Producciones y OMNI-Zona Franca. Con esos recursos financieros la CSF creó La Madriguera de Miami, lugar donde se presentan “artistas independientes y alternativos” de Cuba y otros países, aunque en el caso de los cubanos en la mayoría de los casos se ha tratado de artistas muy vinculados a la contrarrevolución o que han “desertado”, como son los casos de Raudel Collazo de Eskuadrón Patriota, Los Aldeanos y Silvito el Libre, David de Omni Zona Franca, el grupo de rock Hipnosis, entre otros más. El antes mencionado Raudel Collazo (Eskuadrón Patriota) es uno de los “líderes emergentes” identificados por los enemigos de la Revolución y al cual la FNCA, a través de la Fundación para los Derechos Humanos en Cuba lo seleccionó para cursar estudios de liderazgo en la Universidad Internacional de La Florida (FIU). Lo llamativo es que este “líder de masas” al terminar el curso determinó quedarse en EE.UU. El título de uno de sus discos (Somos la raíz del cambio, 2011) fue tomado por la organización contrarrevolucionaria radicada en el exterior, Organización de Jóvenes Cubanos en el Exilio (OJEC), para titular un supuesto Programa de Cambio para la Juventud Cubana, cuyo fin es promover acciones contra la Revolución. El presidente de CSF es Pedro Vidal, quien dice que creó el local para darle espacio a un “género musical censurado y discriminado en la Isla”. Este ha viajado incluso a Cuba para abastecer financieramente a músicos de hip hop vinculados a la contrarrevolución. Es un poco sospechoso que luego de su visita a Cuba en el año 2011, donde se reunió con artistas underground, a su regreso a EEUU “abandonó” su empleo en la Universidad de George Washington, en Washington D.C. y fundó CSF con “donaciones de fondos privados”. Hasta donde sé la NED pertenece al gobierno de EE.UU. y recibe fondos de este. En diciembre de 2013 un grupo de artistas del movimiento hip hop cubano, encabezados por Michel Matos, del grupo productor Matraka (el cual es también financiado por la Cuban Soul Foundation) y Soandry (Hermanos de Causa) organizaron una protesta, magnificada por libelos de la contrarrevolución como Diario de Cuba y El Nuevo Herald) ante la decisión del Instituto Cubano de la Música de trasladar la sede de la gala de rap “Puños Arriba” (¿extraña coincidencia con el logo de la organización serbia OTPOR?). Al final se decidió realizar la gala en la carpa del circo Trompoloco, donde el espectáculo fue un fracaso ante la escasa asistencia de público. El rap no es censurado ni perseguido en Cuba, es un género musical como otro cualquiera, con cientos de cultivadores en la Isla, son atendidos por la Agencia Cubana de Rap y la Asociación Hermanos Sainz, realizan espectáculos musicales en diversos lugares y son reconocidos en diversos eventos y festivales, como los Premios Lucas y los Premios Cuerda Viva. Lo que sí es inaceptable es que se manipulen a cultivadores de este género (muchos de los manipulados siempre estuvieron interesados en eso) para querer convertirlos en “líderes de opinión” que respondan al interés de derrocar la Revolución. Ninguno de estos cultivadores del rap o hip hop pueden decir que han sido reprimidos en Cuba, golpeados o sancionados por la música que hacen. Los que han sido llevados a los tribunales han sido por participar en acciones provocadoras, agredir a las autoridades o promover escándalos públicos. Pero nunca por su arte.

3 pensamientos en “El rap es guerra o como manipular a artistas cubanos. A propósito de las nuevas revelaciones de la AP.

  1. Más de lo mismo. Tienen que hacer algo para justificar la paga. Mercenarismo con disfraz artístico-cultural… aunque realmente, lo que hacen esos raperos está bien lejos del arte. Y allá siguen invirtiendo en gente que después se queda en el lado Norte del estrecho de la Florida…

    Me gusta

  2. Pingback: El rap es guerra o como manipular a artistas cubanos. A propósito de las nuevas revelaciones de la AP. | rebeldia latinoamericana

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s