A contramano de la historia.

Cumbre de Las Américas

Paco Moreno/Diario UNO

En abril próximo, en Panamá, la Cumbre de las Américas dará que hablar. Centrará su expectativa en la participación de Cuba, determinada no solo por el proceso de normalización con Estados Unidos, auspiciador de ese foro, sino porque la comunidad latinoamericana ratificó en la cumbre previa que no aceptaría que en la cita de Panamá se repitiera la marginación del gobierno de la isla.

La reunión de los mandatarios de los países miembros de la OEA más Cuba, expulsada de la organización hemisférica por mandato de Estados Unidos hace más de medio siglo, por haber optado por un sistema diferente, se inscribe en los nuevos vientos de pluralismo y respeto a las diferencias expresados en el deshielo Cuba-EEUU y que América Latina, y dentro de ella nuestro país, alientan en aras de la paz y la integración. Sigue leyendo