Regreso a las cavernas: un plan Rubio para Cuba

Marco Rubio

Javier Ortiz/Cubadebate

Marco Rubio publicó su propia receta de política exterior para Estados Unidos, una lista de deseos a cumplir, en caso de que gane las llaves de la Casa Blanca en las elecciones en noviembre de 2016. Sin olvidar sus ancestros, el aspirante cubanoamericano a la presidencia y senador por La Florida estampó en letras qué hará con los pilares de la política exterior de Obama.

Los va dinamitar. Después de asumir el cargo, un recién juramentado presidente Rubio marcharía al Despacho Oval y le daría a escoger al gobierno cubano entre “perder” las relaciones diplomáticas con Washington o aceptar su propuesta de reformas políticas. Haría algo similar con el acuerdo nuclear pactado con Irán.

Restauraré a Cuba en la lista patrocinadores del terror hasta que detengan el apoyo a Organizaciones Terroristas Extranjeras, (mientras) ayude a Corea del Norte a evadir sanciones internacionales o brinde refugio a fugitivos de la justicia estadounidense” escribió el legisladoren un artículo de opinión publicado en el sitio web del televisora Fox News, prometiendo además respaldo total al “movimiento pro democracia en Cuba.”

Rubio agregó sus propias consideraciones acerca del gobierno asentado en La Habana, que describió como “un liderazgo antiestadounidense que continúan trabajando con naciones como Rusia y China para espiar a nuestra gente y gobierno.”

El día escogido para compartir su postura fue el 14 de agosto, cuando el secretario de Estado John Kerry viajó a Cuba, un “evento histórico” que calificó de “concesión” que, en su opinión, demuestra la debilidad del presidente Barack Obama.

Un ataque frontal suyo contra el acercamiento a Cuba no es una novedad. Lo llamativo es la delineación en puntos simples del profundo retroceso que a estas alturas de la campaña se propone el proyecto de la Administración Rubio.

El senador por La Florida siente que sus conocimientos de política exterior son una ventaja en su carrera hacia la presidencia, pero parece saltarse el dato del valor hemisférico del entendimiento con Cuba. Estados Unidos busca restablecer sus relaciones con su vecino caribeño para también normalizar el resto de sus vínculos con los países con los que comparte el continente.

Desde el lado demócrata ven la cuestión con más claridad. Hillary Clinton dijo en Miami que la política hacia Cuba inmovilizó la capacidad de su país para“liderar” el resto de la región. No se debe olvidar que Clinton fue la ex Secretaria de Estado que recibió el ultimátum presentado por varios países de América Latina por la ausencia de Cuba en la sexta Cumbre de las Américas en Cartagena de Indias (2012).

Explicar la visión chapada a la antigua que Marco Rubio tiene sobre el país de sus padres ha ocupado páginas en medios como The New York Times, que publicó un texto titulado “Marco Rubio difícilmente es un héroe en Cuba. Eso le gusta”. La pieza periodística no le agradó al senador y así lo expresó vía Twitter, pero no se molestó en contradecir al diario neoyorkino.

Anuncios

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s