Sea bienvenido a esta tierra, señor Presidente don Raúl Castro.

Raúl Castro

Carlos A. Sarabia Barrera/América Latina Noticias
Por supuesto, ni en sueños habría posibilidad de saludar personalmente al señor Presidente de Cuba, don Raúl Castro Ruz, en su visita de hoy a nuestra tierra. Por eso decidí redactar este artículo para plantearles algunas ideas sobre esa república hermana.

Siempre he deseado conocer Cuba, aunque nunca he podido; pero por amigos y amigas cubanos aprendí a admirar y amar la patria de José Martí. Desde hace años guardo como un tesoro, bajo el cristal de mi escritorio, una bandera cubana.

Doy la más cordial bienvenida a don Raúl Castro y comitiva que le acompaña. Hago votos porque su visita de Estado y su entrevista con nuestro Presidente Enrique Peña Nieto sean fructíferas y beneficiosas para ambas naciones. Que al regresar a Cuba lleve en su corazón el olor del Mayab -la tierra que no se parece a otra-, la calidez de nuestra gente, la exquisitez de nuestra comida y las hermosas melodías de nuestra trova y jarana yucatecas. “Amigo es como ser de nuestro ser, como continuación de sí mismo”, escribió alguna vez Martí. Es la clase de amistad que une a Cuba con México. Hermandad que comenzó tan pronto la patria cubana alcanzó su independencia el 20 de mayo de 1902.

No estoy seguro si México fue el primer país con el que Cuba tuvo relaciones diplomáticas en Nuestra América, pero es un hecho que fue de los primeros. Entonces, el general cubano don Carlos García Vélez fue nombrado ministro plenipotenciario de Cuba en México, el primer embajador, de 1902 a 1906.

La relación entrañable de nuestros países es tema que ocupa cada vez más la reflexión histórica, y se ha enriquecido por el continuo intercambio cultural, por el contacto de nuestros personajes políticos, por la inmigración y solidaridad en momentos clave de la historia de ambas naciones. Sin duda, la Revolución Cubana ensanchó en algún momento nuestra relación. No es para menos. Fue en nuestra patria donde urdieron amistades, lealtades y proyectos varios líderes revolucionarios. El barco Granma salió de México.

En un primer momento hubo similitudes entre los regímenes revolucionarios de México y Cuba. Ambos realizaron una reforma agraria y nacionalizaron compañías extranjeras. Ambos respondieron a las legítimas aspiraciones del nacionalismo y la justicia social. Sin embargo, más tarde, cuando un día Fidel definió su revolución como marxista-leninista, los dirigentes priístas fijaron distancia. Pero la amistad no terminó. México apoyó a Cuba en su enfrentamiento con EU, y cuando la OEA decidió su expulsión del organismo en 1962. México se negó a aplicar sanciones económicas que incluían el rompimiento de relaciones diplomáticas. Sin duda, en todas estas décadas, la actitud más importante de la relación bilateral fue el diálogo y el entendimiento, y que Fidel haya dado reconocimiento y apoyo a los gobiernos del PRI, aun en momentos críticos. Lo mismo hizo el gobierno mexicano, que mantuvo en buenos términos la amistad con Cuba, y fue solidario en el rechazo de la dirigencia cubana a las presiones internacionales a favor de libertades democráticas o respeto a los derechos humanos.

Contra viento y marea la amistad se mantuvo firme aún en la dura prueba que la relación bilateral vivió a partir del año 2000, cuando la derecha panista tomó el poder. Vimos cómo Vicente Fox, poco dotado mental y políticamente, quiso cambiar la relación con el gobierno cubano. De un plumazo dio al traste con la política de no intervención que por casi cien años había llevado el régimen revolucionario mexicano, y el respeto que por 40 años había conservado hacia el régimen de la isla. La fraternidad entró en crisis al celebrarse en 2002, en Monterrey, la Conferencia Internacional de la ONU sobre la Financiación del Desarrollo. La torpeza de Fox ofendió gravemente al comandante Castro y a Cuba: “no es muy de amigos avisar a última hora que te apareces aquí”, le espetó Fox a Fidel en una llamada telefónica de antología. “No sé cuándo pretendes venir, porque eso no me lo dices, pero mi propuesta sería que vengas hasta el jueves, participes en la sesión y hagas tu presentación a la una, como está reservado el espacio para Cuba. Después tenemos un almuerzo que ofrece el gobernador a los Jefes de Estado. Te invito a que estés en ese almuerzo, inclusive te sientes a mi lado y, terminado el evento y la participación, digamos, te regresaras, y así. Para que me dejaras libre -y es la petición que te hago- el viernes, para que no me compliques el viernes”. “Me acompañas a la comida y de ahí te vas, te regresas”. Fidel, sin duda entre molesto, asombrado y burlesco, respondió: “Y de ahí cumplo sus órdenes: me regreso”.

Lo anterior causó un conflicto diplomático sin precedente. Cuba calificó aquello como “un error más del gobierno mexicano, rechazando los lamentables actos y declaraciones contra Cuba inspiradas en la prepotencia, la soberbia, la necedad y la mentira”.

Una década después el PRI ha regresado al poder tras el daño inmenso que causaron los panistas al pueblo mexicano. Enrique Peña Nieto buscó desde el principio recuperar la relación con Cuba. El día de hoy su propósito se concreta con la visita de Estado del Presidente Castro. Ya no hay nubes en el horizonte. Porque, como alguna vez dijo don Fidel Castro: “Es que, cuando los hombres llevan en la mente un mismo ideal, nada puede separarlos, ni incomunicarlos, ni las paredes de una cárcel, ni la tierra de los cementerios, porque un mismo recuerdo, una misma alma, una misma idea, una misma conciencia y dignidad los alienta a todos”. Bienvenido sea usted también señor Presidente Peña Nieto.

Anuncios

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s