El convite de un supuesto “salvador”. #Cuba

Antonio F. Verdut*

El pasado 22 de marzo escuchamos con atención las palabras del Presidente Barack Obama.

Una primera mirada a su muestra de histrionismo político, pudiera haber revelado en los televidentes una capacidad impresionante para un presidente estadounidense, que intentó presentar un discurso bien elaborado, de forma improvisada o sin acudir a la lectura.

Los que no estuvieron en el Gran Teatro “Alicia Alonso”, acostumbrados a la maestría de nuestro líder histórico, el siempre Comandante en Jefe Fidel Castro Ruz, quien se caracterizó por pronunciar largos y profundos discursos sin ayuda de material impreso o de otro tipo, solo con las palabras que brotaban de su corazón e intelecto inigualables, no podíamos exigir menos del hombre que ocupa, según su propias palabras y cito “el más alto cargo de la tierra”, fin de la cita. Sigue leyendo

Las enormes limitaciones del modelo neoliberal: el caso de la sanidad estadounidense.

salud estados unidos

Vicenç Navarro/Público

Una de las características del pensamiento económico y social neoliberal es creer en la superioridad del sector privado sobre el público, favoreciendo la privatización y mercantilización de los bienes y servicios, atribuyendo a tal mercantilización una mayor eficiencia de la distribución de recursos que la que existe en la esfera pública. Como bien dijo el gran referente del pensamiento neoliberal, el Presidente Reagan de EEUU, “el Estado no es nunca la solución. En realidad, es siempre el problema”.

Esta visión y creencia se extiende en dicho pensamiento a todos los sectores de la sociedad, incluyendo los servicios e instituciones sanitarios, mostrando la sanidad estadounidense (donde la propiedad, financiación y gestión de las instituciones sanitarias es primordialmente privada) como modelo de eficiencia y de eficacia. En aquel país la mercantilización de la medicina ha alcanzado su máximo desarrollo, considerándose tal mercantilización como la responsable de su gran supuesta eficiencia, y presentándose como ejemplo de ello las grandes instituciones hospitalarias estadounidenses, la mayoría privadas, reconocidas por su gran renombre y prestigio (como Hopkins, la Mayo Clinic, el Mount Sinai Hospital en Nueva York y un largo etcétera). Sigue leyendo