#Cuba y los papeles de PANAMÁ.

Ramón Bernal Godoy.

En este mundo donde mucho se dice, pero casi nada se argumenta, acaba de aflorar un nuevo escándalo que una vez más demuestra el fino hilo que separa a criminales, narcotraficantes y delincuentes con inmorales personajes que desde poderes ejecutivos y legislativos firman gran parte de las decisiones político-económicas y sociales que rigen en nuestro planeta, y si cree que exagero entonces respóndame a que se dedican los 12 jefes de Estado o primeros ministros y los 128 políticos que hasta al momento han sido involucrados en el escándalo.

Y es que no puede ser de otro modo porque en un capitalismo unipolar donde es difícil comprender como y de donde realmente provienen los cientos de miles de millones de dólares que engrosan las campañas presidenciales, la compra de deportistas, entre otros “sin sentidos”, pululan las publicaciones “especializadas” en justipreciar fortunas y “afortunados” en lugar de denunciar los horrores que generalmente se esconden detrás de estos, al mismo tiempo que se venera a don dinero como epicentro de la ideología y salvoconducto indispensable para una supuesta “mejor vida”.

Aun cuando no queda claro la verdadera intención de los que revelaron los 2,6 terabytes de documentos filtrados, cuyas informaciones “salpicaron” a 214.488 entidades conectadas a personas de más de 200 países y territorios, ni tampoco qué papel juega la “USAID” y la “Open Society” como “patrocinadores de la investigación”, entre otras interrogantes, existe una sola cosa bien clara, que en buen “cubano” se diría así: “Cuba está fuera de ese potaje”. Sigue leyendo