Almagro y Marco Rubio, más del plan de la derecha contra Venezuela

Lilliam Oviedo / Lo Cierto sin Censura

El pasado 30 de mayo, Luis Almagro presentó al Consejo Permanente de la Organización de Estados Americanos, OEA, un informe sobre la situación política de Venezuela. Al dar a conocer el hecho en su cuenta de Twitter, informó también que había invocado la Carta Democrática Interamericana.

Por razones obvias, no hizo referencia en esa publicación a la reunión que sostuvo, 17 días antes, con tres activistas de la oposición venezolana. Se trata de Lilian Tintori, esposa de Leopoldo López; Mitzy Capriles, esposa de Antonio Ledesma, y María Corina Machado, exdiputada y dirigente de Vente Venezuela.

La reunión se produjo durante la Cumbre Concordia, evento que tuvo lugar entre los días 12 y 13 de mayo y fue auspiciado por el Miami Dade College, la America Societe (AS), el Council Of The Americas y Univisión.

En abril, se había reunido con un grupo de legisladores de la oposición, dando inicio formal a la gestión que culminó el 20 de mayo, cuando Almagro recibió del diputado Luis Florido la solicitud formal de la Asamblea Nacional de invocar la Carta Democrática.

Probablemente ocurra en Santo Domingo el próximo encuentro entre Lilian Tintori y el secretario general de la OEA, pues se comenta que la activista opositora podría llegar a Santo Domingo desde España, donde se encuentra de visita.

El presidente de la Asamblea Nacional de Venezuela, Henry Ramos Allup, también pretende viajar a Santo Domingo, a pesar de la Corte Suprema lo ha calificado como usurpador por solicitar la intervención de la OEA.

ULTRADERECHISTAS A CORO…

En el encuentro Concordia, el desacreditado expresidente de Colombia Álvaro Uribe Vélez, solicitó una intervención armada contra Venezuela. Con el descaro que le es característico, declaró que “los ejércitos de la región tendrán que proteger a la oposición de Venezuela…”.

José María Aznar, Andrés Pastrana Arango, Luis Alberto Lacalle, Jorge Quiroga, Sebastián Piñera y otros expresidentes ultraderechistas participaron en la Cumbre Concordia.

¿Acaso tenía Almagro redactado el documento (con una extensión de 132 páginas) para invocar la Carta Democrática y buscaba consenso con los opositores venezolanos y con los dirigentes de ultraderecha que asistieron a la cumbre Concordia? Por el activismo que muestra, es por lo menos creíble que así fuera.

La solicitud, anulada por todos los países, excepto Paraguay (¡Vaya si recogen la cosecha de los golpes parlamentarios!), Almagro podría formularla de nuevo en Santo Domingo en la reunión de la Asamblea General de la OEA.

En busca de un cambio de posición por parte de los gobiernos entreguistas del área, el secretario general de la OEA buscó el espaldarazo de legisladores estadounidenses.  Los demócratas Bill Nelson (de Florida),  Tom Udall (de Nuevo México), y Richard Joseph “Dick” Durbin (senador por Illinois) manifestaron su apoyo, igual que el republicano Marco Rubio (senador por Florida), se manifestaron de acuerdo en invocar la Carta Democrática contra Venezuela.

Almagro, lejos de avergonzarse por coincidir con estos representantes del conservadurismo, manifiesta orgullo por ello.

EL RETO

La acción de la derecha ha creado en Venezuela una situación de hecho, pero la respuesta a ello no puede ser el retroceso político, sino al avance.

En los días recientes, se han emitido solicitudes de invasión como la del expresidente asociado al paramilitarismo Álvaro Uribe Vélez, y lamentables adhesiones a posturas contra la Patria Grande como la del uruguayo José Mujica, por seguir reconociendo a quien sirviera de canciller durante su gestión un compromiso político al cual este ha renunciado.

Si la presencia de Almagro ha obnubilado a Mujica, es importante que este analice el proyecto en sí y no el protagonismo de una figura que en el pasado estuvo del lado del cambio político.

Si algo hay que exigirle al presidente de Venezuela, Nicolás Maduro, es que mueva los mecanismos de que dispone para enfrentar a una oposición que, en su afán golpista, promueve la violencia, pero además maltrata al pueblo, porque especula con los precios, esconde los productos básicos y pretende aniquilar los programas sociales dirigidos a mejorar la calidad de vida y a impulsar la participación popular.

La acción contra esa derecha no debe ceñirse al mantenimiento en prisión de Leopoldo López (el esposo de Lilian Tintori, una de las contertulias favoritas de Almagro), sus agentes han debido ser desenmascarados como especuladores, agiotistas y aliados a oscuros sectores, porque esos elementos los definen. ¿Qué es la Mesa de Unidad Democrática, MUD, si no la suma de los fracasados golpistas del año 2002 y los derechistas que han descubierto cuán rentable es asumir posiciones para obtener financiamiento desde Estados Unidos, desde España y desde otros centros de acción imperialista?

¿CARTA DEMOCRÁTICA?

Es cierto que en el año 2002, tras el efímero golpe de Estado contra Hugo Chávez, fue invocada la Carta Democrática de la OEA, entre otras razones porque el empresario Pedro Carmona Estanga disolvió el Tribunal Supremo. Pero fueron la fuerza del liderazgo de Chávez y la efectividad de la acción popular los factores decisivos para el fracaso del golpe.

La Carta Democrática (aprobada en Lima justo el 11 de septiembre de 2001), es, en esencia, un documento que otorga poderes a la OEA para imponer en la región la democracia cosmética que auspicia el poder imperialista.

Durante la reunión en Lima, el general Colin Powell, secretario de Estado al servicio de la Administración Bush, recibió la noticia del derrumbe de las Torres Gemelas y pronunció un discurso exhortando a la rápida aprobación del documento para partir hacia su país.

“Una tragedia tremendamente terrible ha sucedido a mi nación, pero también a todas las naciones de esta región, a todas las naciones del mundo y a todos los que creen en la democracia. (Los terroristas) pueden destruir edificios y matar personas —y nosotros nos entristeceremos por estas tragedias—, pero jamás podrán matar el espíritu democrático; no podrán destruir nuestra sociedad, ni nuestra creencia en el sistema democrático. […] Es importante que yo me quede aquí por algún tiempo más para ser parte del consenso en favor de esta flamante Carta Democrática Interamericana”, dijo.

Y a seguidas añadió: “Esa es la cosa más importante que puedo hacer antes de retornar a Washington D.C. […] Espero que podamos adelantar en el orden del día la adopción de la Carta, porque realmente quiero estar presente para expresar el compromiso de Estados Unidos con la democracia en el hemisferio”.

Era de alto interés para el gobierno encabezado por George W. Bush la aprobación de la Carta Democrática. ¡Revelador comienzo y sospechoso origen!

“El ejercicio efectivo de la democracia representativa es la base del estado de derecho y los regímenes constitucionales de los Estados Miembros de la Organización de los Estados Americanos. La democracia representativa se refuerza y profundiza con la participación permanente, ética y responsable de la ciudadanía en un marco de legalidad conforme al respectivo orden constitucional”, dice en su artículo 2 el documento.

Sobre la supremacía del poder estadounidense en la región y sobre la imposición del orden imperialista en las instituciones que sustentan “democracia representativa”, nada dice el texto.

Carta en mano, Almagro se suma a la defensa de los millonarios que han sido acorralados por la fuerza popular en sus respectivos países, y a la línea derechista de los golpes parlamentarios. ¡Vaya si es retorcido el concepto de democracia en los documentos doctrinarios de la derecha y la ultraderecha!

Anuncios

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s