La vacuna contra el ébola

Foto: Valeriya Anufriyeva / Shutterstock.com

Foto: Valeriya Anufriyeva / Shutterstock.

Tomado de Cubadebate/Por Santiago Campillo

La noticia no se ha hecho esperar. Tras un año de intenso trabajo los resultados son mucho más prometedores de lo que cabría esperar. La nueva vacuna contra el ébola, conocida como rVSV-ZEBOV, es tremendamente eficaz. De hecho, podría ser, incluso, 100% eficaz. Nos encontramos por fin ante una solución contra una de las enfermedades más preocupantes de la última década. ¿Estamos a las puertas de erradicar este problema para siempre? Así funciona esta interesante vacuna.

Resultados muy prometedores

Según anunciaba el prestigioso “The Lancet” recientemente, tras más de un año de ensayos clínicos (es decir, con personas), la vacuna contra el ébola desarrollada a partir del virus de la estomatitis vesicular (de ahí el nombre, VSV, por sus siglas en inglés), funciona. Y funciona muy, muy bien. De los 11.841 “sujetos” analizados en el ensayo, ninguno de los vacunados (aproximadamente la mitad) contrajo el virus.

Por el contrario, en la otra mitad se dieron veintitrés casos entre los casi 6.000 contactos. Aunque la cifra pueda parecer pequeña, la tasa de contagio del virus del ébola es de 1,9, por lo que teniendo en cuenta las variantes del virus y que los afectados tomaron casi siempre medidas adecuadas de precaución, el número de contagios secundarios es bastante razonable. Esto apunta casi con total seguridad a que la vacuna es muy efectiva, pudiendo protegernos prácticamente al 100% del virus.

rVSV-ZEBOV, el nombre de la solución

La vacuna contra el ébola fue desarrollada hace un par de años por un laboratorio canadiense. Dicha vacuna está basada en el virus de la estomatitis vesicular modificado genéticamente para que en vez de producir sus propias moléculas produzca una propia del virus del ébola. Por si no lo recuerdas, las vacunas funcionan porque exponen al cuerpo a alguna parte del virus o bacteria que produce la enfermedad.

Pero lo hacen de forma “segura”, porque solo es una molécula o una estructura molecular. Cuando un virus o microbio llega al cuerpo, el sistema inmune lo detecta como extraño y lo rompe en pedazos. Estos pedazos, entonces, son usados para “enseñar” a otras partes del sistema inmune a reconocerlos. Así, tras una infección, el sistema inmune está preparado para actuar más rápida y eficazmente contra el mismo agente extraño.

Foto: Carlos E. Santa Maria/  Shutterstock

Foto: Carlos E. Santa Maria/ Shutterstock

Lo que hacemos con las vacunas es acelerar ese proceso. En vez de exponer al sistema inmune a todo el virus o bacteria, que podría ser peligroso, le enseñamos solo una parte que sabemos que porta el virus. El cuerpo reacciona, pero de forma segura, “educando” al sistema inmune para que la próxima vez que se tope con la molécula reaccione de inmediato y no permita que el virus o bacteria se reproduzca, causando la enfermedad.

En el caso de la vacuna contra el ébola rVSV-ZEBOV esta parte pequeña del virus consisten en una serie de proteínas (glucoproteínas, en concreto, que suelen ser marcadores celulares naturales). Estas proteínas son producidas por el virus de la estomatitis vesicular modificado genéticamente para ser inofensivo y producir estos marcadores.

El virus del bola. Foto: CDC/Cynthia Goldsmith (Wikimedia)

El virus del bola. Foto: CDC/Cynthia Goldsmith (Wikimedia)

Cuando se inyectan, como cualquier vacuna, el cuerpo reacciona con alarma ante un posible ataque. Por eso a veces ocurren efectos secundarios como fiebre, mareos o dolores generalizados: nuestro cuerpo está reaccionando. Pero el peligro no existe porque en realidad no hay virus. Pero sí la parte que hará que se reconozca al virus del ébola la próxima vez. La rVSV-ZEBOV es una vacuna modificada a partir de la rSVS-EBOV para expresar las moléculas propias de la variante Zaire del virus del ébola. Esta variante es la más peligrosa y letal entre las que existen. Pero no es la única que existe para combatir contra el virus. Eso sí, por el momento es la más efectiva según muestran los ensayos, además de no presentar efectos secundarios.

Vacunación en anillo, el secreto de la erradicación

Para poder llevar a cabo el ensayo clínico, los investigadores “copiaron” un método de vacunación empleado anteriormente para erradicar la enfermedad que más muertes ha causado en la historia: la viruela. La vacunación en anillo consiste en vacunar a todos los familiares y contactos inmediatos de un afectado por ébola. Cuando se confirma un caso, automáticamente se procede a vacunar a todos los relativos al paciente.

El número se decide en cada caso, pero pueden llegar a ser hasta ochenta personas por cada afectado. De esta manera se crea una barrera para que no existan nuevos casos de contagio, aislando al virus. Además de la vacunación en anillo, los médicos también vacunaron a todo el personal de contacto directo.

vacuna-contra-ebola-4
De esta manera, aparte de la barrera “en anillo”, también se “levantó” un muro de protección contra el virus. Como decíamos, este método se empleó para erradicar a la viruela. Esta enfermedad fue la primera eliminada de la faz de la tierra por vacunación. Se considera erradicada cuando no vuelven a surgir brotes de la misma en todo el mundo. Antes de la erradicación existen varias fases de control de una enfermedad. Aún estando erradicada, los virus y bacterias pueden seguir existiendo. De hecho, mutan y evolucionan junto a nosotros, así que una enfermedad erradicada podría volver a surgir con un nuevo brote en el futuro.

Foto: Daniel Berehulak

Foto: Daniel Berehulak

Entonces, ¿estamos ante el comienzo del fin del ébola? Este virus es especialmente peligroso por varias razones. En primer lugar su letalidad, en algunas variantes, es bastante alta (hasta un 35%). Eso no es del todo bueno para un virus, ya que para poder “expandirse” necesita que su hospedador sobreviva el tiempo suficiente para estar en contacto con otros posibles hospedadores. Sin embargo, el tiempo que permanece la enfermedad y su alta virulencia lo convierten en altamente contagioso.

Aunque no se transmite por el aire, los fluidos son más que suficientes en este caso. Pero también hacen más fácil su control. Todo esto nos pinta un cuadro muy esperanzador. Probablemente en unos cuantos años podamos hablar del ébola como algo del pasado. Gracias a esta prometedora vacuna, junto a los medios ya conocidos para prevenir la enfermedad, el futuro estará limpio de ébola virus.

 

Deja un comentario

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s