Una expedición joven que no acaba

Una expedición joven que no acaba

Tomado de Cubahora

Sí, a la juventud está dedicada la revista militar y marcha del pueblo combatiente del próximo dos enero, y en ello no hay duda alguna, pues como anunció el propio Raúl en el Informe Central al VII Congreso del Partido, las nuevas generaciones son herederas y continuadoras de las glorias combativas del pueblo cubano a lo largo de su historia, y a ello había que agregar que no son pocas las virtudes, el espíritu, la audacia y la valentía que la ha acompañado en estos años largos y difíciles vividos por la nación.

La Plaza de la Revolución José Martí de La Habana volverá sentir el paso agigantado y multiplicado de los pinos nuevos. A ellos tocará cerrar “con un impresionante y compacto bloque” el desfile, en otra muestra de que siguen siendo el presente y futuro más seguro de la Patria, una generación que en estos días de dolor y compromiso ha hecho suya también la frase: ¡Yo soy Fidel!, en esa misión de hacer eterno el pensamiento y el accionar del Comandante en Jefe.

Porque la Revolución confía plenamente en sus jóvenes, justamente por esa razón se consagra a ellos la conmemoración, y no es una frase de ocasión y menos aún consigna, aseguró Julio Heriberto Gómez Casanova, miembro del Buró Nacional de la Unión de Jóvenes Comunistas (UJC), quien añadió que en la extensa y rica historia de luchas y sacrificios de la nación se reconoce el papel desempeñado por los jóvenes en las disímiles batallas que han enfrentado en todos los tiempos.

Solo pensemos, por ejemplo, que eran jóvenes, en su inmensa mayoría, los que decidieron iniciar nuestra lucha por la independencia, en la manigua redentora; los que levantaron las banderas del antiimperialismo frente a los Gobiernos proyanquis durante la pseudorepública; los que reivindicaron a Martí en el año del centenario de su natalicio y asaltaron el Moncada; los valerosos expedicionarios que desembarcaron en el yate Granma; los que combatieron en las filas del Ejército Rebelde y en la clandestinidad; los que hicieron posible el triunfo revolucionario…

Son jóvenes también los que han seguido las mejores tradiciones de nuestro pueblo y lo han acompañado en estos años difíciles, de carencias y de supervivencia de la Revolución frente a los infructuosos intentos del imperio por destruir la obra por todas las vías posibles; los que se desempeñan y destacan en todas las esferas de la vida económica, política, social y en la defensa del país; los que ya están listos para la revista militar y marcha del pueblo combatiente, del próximo dos de enero.

No solo los jóvenes trabajadores y combatientes, sino también los estudiantes e, incluso, los pioneros —quienes escoltarán al yate Granma en su viaje por un mar de azules pañoletas—, protagonistas todos de este suceso, quienes hablan más que de su presencia en la Plaza, de su participación consciente, de su orgullo de sentirse cubano y de su verdadero compromiso de edificar un socialismo próspero, sostenible e irreversible, y más todavía: un país pleno de amor y de justicia para sus ciudadanos.

Según Gómez Casanova esa certeza la acompaña por ejemplo, el hecho de que numerosos estudiantes universitarios prefirieron, antes que viajar a sus provincias para pasar el fin de año con la familia, quedarse en La Habana y ayudar en cuanto haga falta. También no pocos muchachos, que por esta fecha les tocó su licenciamiento del Servicio Militar Activo, tras ser escogidos para tomar parte en la revista militar, decidieron proseguir hasta cumplir con ese enorme privilegio.

El colorido y la disciplina acompañan el quehacer de los pinos nuevos desde que fue anunciado su protagonismo en el desfile. Colores, papeles, pinceles, ideas que van y vienen como vendavales en cada centro de trabajo o estudio delatan los preparativos de una gran fiesta. Sí, porque como ha dicho el dirigente juvenil en eso se convertirá el suceso del dos enero; en una fiesta de lealtad, de entrega, de honor… para rendir tributo al aniversario 60 del desembarco del Granma, a nuestras gloriosas Fuerzas Armadas Revolucionarias y, sobre todo, a Fidel, el eterno joven rebelde.

De todo ello han dialogado en estos meses a partir de un proyecto histórico, cultural y recreativo que diseñó la UJC para aproximar más a los niños, adolescentes y jóvenes a nuestro pasado y presente gloriosos. Así se desarrollaron talleres, concursos, diálogos de generaciones, exposiciones, presentaciones de libros y audiovisuales, acampadas y rutas históricas, como señal del orgullo que sienten las nuevas generaciones de vivir en esta Isla inmensa que le ha dado miles de oportunidades.

“Admira verlos prepararse con tesón, disciplina y constancia, esforzarse al máximo para que la conmemoración esté a la altura de tan heroica gesta, y en todos vemos alegría, orgullo, ilusión y la certeza de que están por vivir una experiencia irrepetible y de que es un privilegio participar”, reconoció el dirigente juvenil, quien añadió que serán más de 50 000 los representantes de las nuevas generaciones que integrarán el bloque que cierra el desfile, dividido en tres segmentos y guiados por 20 pendones con imágenes de Fidel, que portarán atletas de alto rendimiento.

Gigantografías con la imagen del Fidel guerrillero que acompañó a todo nuestro pueblo durante los días del duelo nacional, de Raúl con la frase “¡Sí se pudo, sí se puede y sí se podrá!”, que pronunciara el pasado 3 de diciembre en el acto político en homenaje póstumo al Comandante en Jefe, en Santiago de Cuba, del emblema de la UJC y el rostro de jóvenes de diferentes sectores portaran los jóvenes a su paso por la Plaza. Igualmente, llevarán pendones con las figuras de Julio Antonio Mella, Camilo Cienfuegos y Ernesto Guevara y banderas cubanas y de las organizaciones estudiantiles.

Con esas y otras iniciativas los más jóvenes volverán a estremecer la Plaza capitalina, pues como decía Fidel en el Informe Central al III Congreso del Partido, “ya no se trata de un puñado de hombres en un pequeño yate, más repleto de ideas que de armas, sino de una nave inmensa y sólida que ninguna ola, ningún viento, ninguna tempestad será capaz de hacer naufragar, cargada esta vez de muchos sueños hechos realidades y de muchas realidades que son sueños todavía por hacer, donde un pueblo entero navega hacia el futuro y de nuevo desembarca sabiendo que si delante hay montañas de dificultades y obstáculos, si un pérfido enemigo acecha, como premio a su tesón, su confianza en sí mismo y sus esfuerzos, muchos primero de enero le esperan”.

Anuncios

Un pensamiento en “Una expedición joven que no acaba

  1. Pingback: Una expedición joven que no acaba | Golpeando el Yunque

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s