La OEA y las “dictaduras no ideológicas”.

Por Luis Miguel Rosales
Encabezo este escrito con este mal intencionado disparate que leí, sobre algo que dijo uno de esos mercachifles que trabajan como papagayos parlantes en la emisora anticubana, que financia el gobierno de los EE.UU. Como se sabe, la tal emisora, donde de forma desenfrenada acuden los llamados “activistas independientes”, (entiéndase: asalariados del imperio) a pronunciar sus cansonas monsergas, mantiene una repetitiva programación con un guion que le prepara la agencia gubernamental que los controla, dirigidos a tratar de confundir a los incautos que se aventuran a escucharlos. Es un guion con una línea de embustes y tergiversaciones; elaborado por la CIA, como parte de sus campañas subversivas contra Cuba.

En ocasiones alguno de esos deslenguados lame botas, pierde la chaveta y desembucha uno de estos dislates con la carga del odio visceral que destilan sus perversas intenciones. En este caso la cacatúa de referencia, intentando defender la pútrida actuación de Mr. Almagro, conocido cachorrito del imperio auto proclamado cabecilla de la OEA (dígase también Ministerio de Colonias); nos descerrajó el embuste de que esa organización “desde su fundación se había comportado como defensora de las libertades y los derechos humanos, enfrentando las dictaduras que habían lacerado nuestra región en estos años”. Claro que esta cotorra parlanchina esclareció bien el concepto de dictadura que él “olímpicamente” describía, alegando “(…) no me refiero a las dictaduras militares, que son “dictaduras no ideológicas”, ¿Entonces a que “dictaduras” se refiere? ¿Estará hablando del gobierno de Jacobo Arbenz Guzmán en Guatemala, acusado de comunista por EEUU y posteriormente brutalmente derrocado por un llamado “Ejército de Liberación” que “casualmente”, organizó, financió y dirigió el Gobierno de los EE.UU con la anuencia de la OEA? ¿O quizás esté tratando de referirse a Panamá, donde en 1989 más de 24 mil marines acudieron angelicalmente a restaurar la “paz y el orden” dejando un rastro de destrucción y muerte que todavía sufren los panameños, sin la condena de la OEA? ¿O tal vez se intentaba describir la situación en República Dominicana, cuando en abril de1965 un grupo de militares patrióticos trató de evitar un golpe de estado y días después desembarcó en ese país un contingente de marines norteamericanos para proteger el orden institucional, que posteriormente fueron respaldados por “tropas de la OEA”, dejando igualmente ríos de sangre y destrucción?

Claro que en estos casos, según estos desplumados periquitos asalariados, se trata de “dictaduras ideológicas”, que por tanto la OEA debe combatir; como tambien lo son la “dictadura castrista” en Cuba y la “castro-comunista” en Venezuela. Extrañas “dictaduras” estas que son alabadas por la mayoría de sus coterráneos.

Lo anterior es solo un fragmento de la historia, que muestra el papel de alcahuete del imperio que ha desempeñado desde su fundación, el 21 de abril de 1948, esa desprestigiada organización.

Termino con la expresión de Emiliano Zapata que parafraseó el Embajador Venezolano en el último pataleo que organizó el cachorrito del imperio, Mr. Almagro, en la sede del Ministerio de Colonias: “El que quiera ser águila que vuele y el que quiera ser gusano que se arrastre, pero que luego no se queje cuando lo pisen y lo aplasten”. Al que le sirva el sayo que se lo ponga.

Anuncios

Un pensamiento en “La OEA y las “dictaduras no ideológicas”.

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s