Fidel es Fidel

Por Sofía Reyes (Colaboradora de Miradas Encontradas)

Cuando el 25 de noviembre el presidente cubano Raúl Castro comunicó que ya nuestro Fidel no estaría más físicamente, a toda la contrarrevolución cubana y extranjera se le hizo la boca agua, creyendo que la Revolución cubana llegaría a su fin, lo que no pensaron, pero sí sabíamos los cubanos fidelistas que Fidel se había multiplicado en millones y millones de personas. La despedida en la Plaza de la Revolución en La Habana, en Santiago de Cuba y en todas las provincias por las que pasó el cortejo fúnebre para nada fue el adiós a un hombre que hizo tanto por Cuba y por el mundo, más que eso fue la reafirmación de un pueblo y sus amigos foráneos a la Revolución y a las ideas del Comandante.

Sigue leyendo