La consecuencia de la palabra: La Historia Me Absolverá y Fidel Castro

Por Félix Edmundo Díaz/La mala palabra

Hace 65 años un acusado, privado de libertad, durante la vista oral, señaló sus motivaciones para asaltar la segunda fortaleza del país, las que resumió en seis problemas fundamentales:

• La tierra.
• La industrialización.
• La vivienda.
• El desempleo.
• La educación.
• La salud.



En su alegato de autodefensa que, a partir de ahí, pasó a conocerse como “La historia me absolverá”, el acusado devenido acusador detalló la gravedad de cada uno de estos problemas, significando la precariedad de las condiciones de vida y trabajo de los cubanos.

Ese fue “el programa del Moncada” y su autor dedicó todos los días de su vida a hacer realidad sus palabras.

Pareciera que su pecho abrazaba a toda Cuba, pero en el cabían “todos los pobres de la Tierra”, a los que con los años también llevó la salud y la educación.

¿Genio? Sí. ¿Visionario? También, pero por sobre todas las cosas fue un profundo humanista, revolucionario y creador, para el que ser consecuente con sus palabras ha sido su más sagrado principio de vida.

 

2 pensamientos en “La consecuencia de la palabra: La Historia Me Absolverá y Fidel Castro

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión /  Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión /  Cambiar )

Conectando a %s