Nikki Haley ¿renuncia o despido? ¿miedo o precaución?

 

 

Por Ricardo Estevez (Colaborador de Miradas Encontradas)

La renuncia de Nikki Haley ante Naciones Unidas ha tenido un alto impacto a nivel internacional. Para muchos ha sido una gran sorpresa, pues Haley fue una cómplice leal a su presidente Donald Trump como su representante permanente ante la ONU, desde donde mantuvo un discurso agresivo contra Cuba, Venezuela, Irán y Rusia.

La dimisión de Haley hizo recordar las novelas de misterio en las cuales a punta de pistola el asesino obliga a la víctima a escribir la carta de despedida para que la policía no sospeche de un posible asesinato, pero en este caso no funcionó.

La forma en que la embajadora renunció, su defensa de Trump, su afirmación de que no se presentará a ninguna candidatura política en el 2020 y apoyará la reelección del Presidente, los argumentos que dio para justificar su retiro como una fuerte partidaria de los límites de mandato y de la rotación en los cargos, hacen pensar que se trata de una renuncia forzada por una eventual sustitución por conveniencia del gobierno o una retirada a tiempo antes de ser despedida.

Según varias fuentes consultadas sus fuertes discrepancias con Trump en varios temas incluso en el caso de Rusia, los posibles escándalos por haber viajado para asuntos privados con pasajes de avión pagados con fondos federales, ligados a us pérdida de influencia en la administración Trump, desde la llegada de John Bolton, la llevaron a despedirse de la ONU.

Aunque en su carta Haley parece desestimar sus aspiraciones políticas no debe descartarse que todo esto pudiera tratarse de una estrategia política bien pensada.

Si bien es cierto que su salida fue muy distinta a las renuncias y despidos que se han producido en la actual administración, resulta sospechoso que Trump le dijera a su partida que “sería bien recibida se deseaba retornar al gobierno en otro cargo”, esto reafirma que el presidente de Estados Unidos, acostumbrado a hacer y deshacer en su mandato cual tablero de ajedrez, la desechó como embajadora de la ONU, pero no dentro de su gabinete.

No sería extraño que dentro de un tiempo veamos a Nikki Haley en otro cargo, ojalá y no como presidenta, como han dicho algunos medios estadounidenses, pues con su fuerte postura anticubana podría arremeter contra nuestros países, esperemos y el próximo representante de EE.UU. ante Naciones Unidas sea un poco más cuerdo y respetuoso que su antecesora.

2 pensamientos en “Nikki Haley ¿renuncia o despido? ¿miedo o precaución?

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión /  Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión /  Cambiar )

Conectando a %s