Ni esclavos ni explotados, los médicos cubanos conocen su misión

Por Dunia Torres González

En la actualidad, la diana de Estados Unidos se concentra en América Latina, y en particular Venezuela y Cuba. Los dardos vienen de todas partes y atacan una de las áreas más sensibles, la medicina cubana. Titulares como: En medio del caos, Cuba no tiene plan de evacuar a sus médicos de Venezuela; “Prefiero la Cuba del Periodo Especial”: médicos cubanos en Venezuela denuncian penurias, inseguridad; o  Más médicos cubanos a Venezuela: de esclavos modernos a “rompehuelgas” intentan denigrar la labor de los profesionales de la Isla, que cumplen misiones en las regiones más diversas del mundo.

Aunque algunos detractores del Gobierno cubano aseguran que el bloqueo económico, financiero y comercial impuesto por Estados Unidos constituye una mera justificación de Cuba a los problemas internos, las cifras hablan por sí solas y su incidencia en la economía del país es una realidad: a 933  678 millones de dólares asciende la afectación en casi 60 años, tomando en cuenta la depreciación del dólar frente al valor del oro en el mercado internacional, y a precios corrientes, ha provocado perjuicios cuantificables de más de 134 499 millones 800 mil dólares, según un informe elaborado por el ministerio cubano de Relaciones Exteriores.

Un vecino viene a su casa, siembra la discordia y luego difunde el rumor de la existencia de conflictos entre los miembros de su familia,  similar ocurre con la injerencia de otros países en asuntos internos de las naciones. Y en estos afanes existe un fuerte aliado: la prensa sensacionalista.

Los medios de comunicación alcanzan fuerza, pero no de manera proporcional con el valor del periodismo de investigación o de prensa seria. Desde la culminación de la participación de la Brigada Médica Cubana en el Programa Más Médicos para Brasil, el sensacionalismo ha sido protagonista de los titulares de la “gran” prensa, pero la respuesta del personal de Salud se ha escuchado a los largo de todo el mundo.

De la manipulación a la historia real

Mientras en Miami, cubanos que ya han fijado precio con la prensa amarilla hablan de huelgas del personal de Salud en Venezuela, de conflictos laborales por las malas condiciones de trabajo, de escasez de medicamentos y de la imposibilidad de un diálogo con el presidente Maduro, Venezuela trata de estabilizar la crisis que ha generado el propio Gobierno de Estados Unidos. Tras la salida de los médicos cubanos de Brasil, dejando 1 462 plazas vacantes, el presidente venezolano anunció el fortalecimiento del sistema de salud de la Misión Barrio Adentro. Esta es la respuesta de un presidente que se preocupa por las condiciones de vida de los ciudadanos y de un amigo del pueblo cubano.

Según aseguró el mandatario, un total de 2 500 profesionales integran los programas de Salud, entre ellos se encuentran 500 especialistas, entre cardiólogos y anestesiólogos. Contrario a lo que anuncia la derecha, el Gobierno cubano siempre ha estado atento a la seguridad y condiciones de vida de sus profesionales y está convencido que de igual forma Venezuela vela por ellos. Este trabajo no solo es expresión del apoyo de Cuba a Nicolás Maduro,  presidente elegido constitucionalmente, sino que da continuidad del trabajo internacionalista de la brigada médica cubana.

El Ministro de Salud Pública de Cuba,  el Dr José Ángel Portal Miranda, cuando los galenos arribaban de Brasil, les explicaba: “Estén convencidos de que este retorno a la patria no es un final, sino un comienzo. Su labor siempre será útil y de extremo valor, tendrán la posibilidad de reincorporarse a sus puestos de trabajo, nuevas tareas en el orden profesional o podrán optar por una nueva misión en el exterior, donde se requiera su presencia y sean bienvenidos y respetados”.

Bolsonaro, el servilismo no le ha dejado recordar los resultados de la labor de los médicos cubanos: en cinco años de trabajo, casi 20 000 colaboradores atendieron a 113 359 000 pacientes de más de 3 600 municipios que en algunos casos tuvieron la asistencia de un médico por primera vez. El 14 de noviembre, fecha en la que Cuba tomó la decisión de no continuar participando en el Programa Más Médicos “se encontraban en Brasil 8 471 colaboradores; de ellos culminaron su misión 7 635 profesionales, que representan más del 90% del total. Hasta el momento no han regresado 836”, según explicó Miguel Díaz Canel Bermúdez, Presidente de los Consejos de Estado y de Ministros de la República de Cuba, en el discurso pronunciado en el acto central por la culminación de la participación de la brigada médica cubana en el programa Más Médicos, el 20 de diciembre de 2018.

Mientras la posibilidad de revalidar el título se vuelve casi imposible para los especialistas de la salud que decidieron quedarse en Brasil y las promesas de Bolsonaro quedan en el olvido, la brigada médica cubana sigue su camino, una andar lleno de heroísmo.  “(…) Nuestros profesionales acumulan 600 000 misiones internacionalistas en 164 naciones, en las que han participado más de 400 000 trabajadores de la salud, que en no pocos casos han cumplido esta honrosa tarea en más de una ocasión”, puntualizó Díaz-Canel en la Unidad Central de Cooperación Médica.

Algunas de esas misiones son verdaderas hazañas, como la lucha contra el ébola en África, contra el cólera en Haití; contra las secuelas de desastres naturales, como las que cumplieron 26 brigadas del Contingente Internacional Henry Reeve en Pakistán, Indonesia, México, Ecuador, Perú, Chile y Venezuela, entre otros países y también contra la ceguera en América Latina y el Caribe, luminosa misión Milagro”, explicó el Presidente cubano.

La medicina en Cuba, ejemplo para muchos países

Las acciones de los profesionales cubanos dicen de qué lado se encuentra la razón. “Los éxitos de Cuba son el producto de una priorización de salud al más alto nivel y de un compromiso admirable de sus autoridades, los profesionales de la Salud cubanos y la población que también se responsabiliza por su propia salud y la de sus comunidades”, afirmó la directora de la Organización Panamericana de la Salud (OPS), Carissa F. Etienne.

Un índice de mortalidad infantil, al cierre de 2018, de 4,0 por cada mil nacidos vivos, la más baja de la historia en el país, ubica a Cuba entre los países que menor indicador poseen, incluso inferior a la de Estados Unidos. Además, se puede destacar que cuenta con una esperanza de vida de 78 años, que la pone al mismo nivel de las naciones más desarrolladas.

En el año 2018 se realizaron en el país más de 99 millones de consultas médicas, cinco millones más que en 2017,  86,2 por ciento de las cuales se contabilizó en la atención primaria. Más de un millón de cirugías se llevaron a cabo, 16 por ciento con técnicas de mínimo acceso. Se obtuvieron excelentes resultados en programas como: donaciones de sangre, atención a los pacientes con cáncer, a madres y recién nacidos. En la actualidad Cuba cuenta con alrededor de 13 000 instituciones de salud y  94 000 médicos, para una tasa de 8,2 por cada mil habitantes, según declaró recientemente el titular del sector José Ángel Portal, durante el programa televisivo Mesa Redonda.

Ya suman 1 702 proyectos de investigación que se encuentran en los tres niveles de atención (primaria, secundaria y terciaria), explicó la directora nacional de Ciencia, Tecnología e Innovación en Salud, Ileana Morales.

El Programa de las Naciones Unidas para el Desarrollo y la Organización Mundial de la Salud califican la colaboración médica cubana como ejemplo de buenas prácticas en cooperación triangular y la implementación de la Agenda 2030 con sus Objetivos de Desarrollo Sostenible”, dijo Díaz-Canel.

El pasado 2018 y lo que va del presente año no han sido fáciles, han representado una época llena de retos. Este 7 de abril se celebra el Día Mundial de la Salud, y es un día más de trabajo… en el policlínico, en un consultorio médico o en el terreno. Ese es el compromiso de los que asumen el desafío de estar a la altura de una profesión como la Medicina. Ni esclavos ni explotados, como quieren mostrar los sensacionalistas, los profesionales cubanos saben el tamaño de su misión y la asumen con orgullo…

(Publicado en Cubahora)

Un pensamiento en “Ni esclavos ni explotados, los médicos cubanos conocen su misión

  1. Pingback: Ni esclavos ni explotados, los médicos cubanos conocen su misión — | argencuba

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión /  Cambiar )

Google photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google. Cerrar sesión /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión /  Cambiar )

Conectando a %s