Donald Trump, el último “destripador”

Donald Trump pasará a la historia de los Estados Unidos, como el presidente que más renuncias y despidos haya provocado durante su gestión de gobierno, de ahí su gran similitud con Jack “El destripador” y su cadena de victimas, pero esta vez de tipo personal y político.

Una simple revisión de esos movimientos en la administración Trump, nos llevaría ineludiblemente a la siguiente lista de victimas.

Mina Chang, funcionaria de la administración. Como dice el dicho, a esta no la salvó ni el médico chino a pesar de sus orígenes. Muy quejosamente admitió no haber sido apoyada por sus superiores en el momento de su dimisión.

 

 

Tim Morrison, su renuncia justo antes de ser llamado a testificar en el juicio político a Trump, evidencia por un lado su cobardía personal y por el otro su fidelidad al presidente.

 

Mc Aleenan, increíblemente el 4to Secretario de Seguridad Nacional en los tres años que ha durado la era Trump, pues antes habían renunciado John Kelly, Kirstjen Nielsen y Elaine Duke. Un record?, verifíquelo Ud.

 

 

John Bolton, Tercer Secretario de Seguridad Nacional. El propio Trump se encargó de señalar que su despido se debía a que estaba en desacuerdo con muchas de sus sugerencias, en referencia claro está, al fracaso de su política frente a Venezuela.

 

 

Alexander Acosta, Secretario del Trabajo.

 

 

 

 

 

Sarah Huckabee Sanders, Secretario de Prensa y Portavoz de presidente Trump. Su renuncia estuvo asociada a las sugerencias que el propio Trump le hiciera, considerando sus desacuerdos con muchas de las sugerencias que le hacía.

 

 

Rod Rosenstein, el número dos del Departamento de Justicia. Fue quien nombró y supervisó la Fiscalía Especial de Robert Mueller, algo que lo puso en confrontación con la Casa Blanca.

 

 

Kirstjen Nielsen, Secretaria del Departamento de Seguridad Nacional, se encargó de implementar las erróneas políticas migratorias del presidente Trump y se convirtió con ello en su “chivo” expiatorio. Esto la llevó a renunciar debido a las fuertes criticas de la oposición y de los grupos sociales que consideraban está actuación carente de humanidad por parte de la administración.

 

 

James Mattis, Secretario de Defensa, en círculos del Ministerio de Defensa de los Estados Unidos, es bien conocido que renunció al cargo por estar totalmente en desacuerdo con el retiro de las tropas norteamericanas de Siria.

 

 

Ryan Zinke, Secretario del Interior. Renunció tras enfrentar múltiples investigaciones por posibles conflictos de interés con la administración… ¿Cuáles? Pues no lo sé, investigue usted.

 

John F. Kelly, Jefe de Gabinete de Trump. Renunció por múltiples discrepancias con el Presidente.

 

 

 

Jeff Sessions, Fiscal General. Aunque no está del todo confirmado, pudo haber recibido presiones de la Casa Blanca que lo llevaron a solicitar su renuncia.

 

 

Don McGahn, abogado principal de la Casa Blanca. Su renuncia pudo estar relacionada con el conocimiento que tenía de los malos manejos del presidente Trump en diversos temas y su interés en no verse involucrado en ellos.

 

 

Scott Puit, Jefe de la Agencia de Protección Ambiental. Su renuncia estuvo rodeada de escándalos por presuntos malos manejos del dinero público, sin embargo el presidente Trump lo defendió y dijo estar “agradecido” del mismo. En fin, de tal palo tal astilla.

 

 

Tom Bossert, Consejero de Seguridad Interna. Sin palabras…

 

 

H.R McMaster, Asesor de Seguridad Nacional, sin comentarios…

 

 

 

 

Rex Tillerson, Secretario de Estado. Como buen diplomático de carrera que es, renunció a su cargo ni corto ni perezoso para dar pasó al Director de la CIA, Michael “Mike” Pompeo, quien hoy día dirige la Agencia desde el Departamento de Estado.

 

 

Hope Hicks, Ex Directora de Comunicación de la Casa Blanca. Fue la cuarta persona en dejar ese cargo en solo un año y poco más. Admitió decir “Mentiras blancas”, lo cual demuestra que para ser Director de Comunicaciones de la Casa Blanca en este gobierno, tienes que estar dispuesto a mentir una y otra vez, siguiendo las indicaciones del presidente Trump.

 

James Comey, Exdirector del Buró Federal de Investigaciones (FBI), fue despedido al investigar los posibles contactos entre la campaña de Trump y la inteligencia rusa para interferir en las elecciones del 2016 en los Estados Unidos. Manifestó su desconfianza en el Presidente y dijo tener un registro de sus conversaciones con la parte rusa.

 

 

Sally Yates, Fiscal General Interina. Fue considerada una “traidora” por Trump y una “heroína” por los liberales.

 

 

Podríamos seguir mencionando nombres de esta interminable lista de victimas, pero solo queríamos testimoniar la manera tan irresponsable en que el presidente Trump ha puesto en peligro la Seguridad Nacional de los Estados Unidos, invalidando la carrera personal y política de muchos de nuestros compatriotas.

Quizás, además de los dos delitos que se acaban de aprobar en el juicio político contra Trump en el Congreso, debería sumársele otro que tuviera que ver exactamente con el “asesinato en serie” de funcionarios que ha dejado tras su paso, afectando con ello la estabilidad y seguridad Nacional de los Estados Unidos.

Por Juan Carlos Díaz Osorio

Publicado el 10/01/2020 en EE.UU. y etiquetado en . Guarda el enlace permanente. Deja un comentario.

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión /  Cambiar )

Google photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google. Cerrar sesión /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión /  Cambiar )

Conectando a %s

A %d blogueros les gusta esto: