Protesta de Baraguá: donde se encumbró la gloria y la rebeldía del pueblo cubano

Por Sierra Maestra

Fue el Mayor General Antonio Maceo Grajales, un sobresaliente jefe de las fuerzas del Ejército Libertador, quien había conseguido el respeto y admiración de soldados, jefes y oficiales, el que protagonizó la digna respuesta de todos los cubanos en Mangos de Baraguá. Allí, se protagonizó un 15 de marzo de 1878 este hecho político que permitió reorganizar el movimiento insurreccional y rescatar a la Revolución de la crisis en que se encontraba, reavivando la lucha armada anticolonial.

Después de más de nueve años desde que los independentistas cubanos, encabezados por Carlos Manuel de Céspedes, se habían lanzado a la lucha por la independencia de Cuba, los problemas internos que aquejaban al movimiento comenzaron a profundizarse, mientras se mantenía el propósito independentista en las filas del Ejército Libertador.

Sigue leyendo

La prensa cubana: orgullo de la Patria

Por Dania Díaz Socarrás/Radio Cadena Agramonte.

Era sábado, 14 de marzo de 1892, y estaba allí el último soldado, la más reciente incorporación a la lucha que se gestaba desde la tregua, leal a su nombre y a su gente: el periódico Patria.

Cuatro páginas e igual número de columnas, distribuidas principalmente por correo llegaron, al decir de su fundador, José Martí, “a la hora del peligro, para velar por la libertad, para contribuir a que sus fuerzas sean invencibles por la unión”.

Sigue leyendo

13 de marzo: La historia del último sobreviviente del auto de José Antonio Echeverría

 

El periódico El Mundo realizó un buen compendio fotográfico de ambos sucesos en su edición del 14 de  marzo de 1957

Por Yunier Javier Sifonte Díaz

Son más de las tres de la tarde del 13 de marzo de 1957 y desde uno de los estudios de la emisora Radio Reloj una voz estremece al país. Todo comienza con un enérgico “pueblo de Cuba”, y enseguida el anuncio del asalto al Palacio Presidencial por un grupo de jóvenes del Directorio Revolucionario rompe la quietud de la jornada. En la cabina de transmisión está José Antonio Echeverría, reclinado sobre la mesa y con unos papeles estrujados en la mano; en la planta baja del edificio lo espera Otto Hernández Fernández, el último sobreviviente entre los que viajaron aquel día en el auto del líder estudiantil.

Sigue leyendo