Alina o la sabiduría de lo natural.

Arturo Arango/OnCuba
Ya admiraba su trabajo desde mucho antes, pero la conocí cuando Juan Carlos Tabío la escogió para el papel de Regla, en Lista de espera. El personaje estaba definido como una “mulata que ya pasó la primera juventud, pero de muy buen ver y muy dueña de sí”, y aunque no mencionamos su nombre durante las largas conversaciones donde se fue armando el guion, era evidente que tenía que ser Alina Rodríguez quien lo representara. Fui varias veces al rodaje de la película, cuyo equipo ocupó durante unas seis semanas un viejo edificio abandonado en Santa Fe, al oeste de La Habana.

Sigue leyendo