Archivo del sitio

La estupidez insiste siempre: Marco Rubio es la confirmación.

Marco Rubio

Norelys Morales/Isla Mía

La frase de “la estupidez insiste siempre” del escritor Albert Camus se aplica a la perfección para el senador estadounidense Marco Rubio, cuyos padres llegaron a Estados Unidos antes de 1959 y él timó a sus electores diciendo que “huyeron de la dictadura de Castro” según comprobó el diario The Washington Post en 2011. Sí, una de las grandes mentiras y estupideces del benjamín del Tea Party, casi seguro aspirante a la presidencia de EE.UU. en 2016.

El dato importa porque este señor de cubano solo tiene el origen de sus progenitores. Él pertenece visceralmente a los ultra conservadores norteamericanos y jamás tendrá nada que ver con Cuba, que no sea interés de política, sucia y corrupta. Él es un legislador de Estados Unidos.

EE.UU. y sus ahijados facistas.

EE.UU.

Nota del Editor: Como bien expuso Ramón Bernal Godoy, en su artículo Cuba, la dictadura de papel., constantemente oímos a la prensa occidental referirse a nuestro país con el término de “dictadura”. En nuestro país tampoco faltan las voces (como los mercenarios Rodiles, Antúnez, Yoani, Berta Soler, Rosa María Payá y Manuel Cuesta Morúa, entre otros) que siguiendo los chillidos del águila imperial hacen alusión a este término en su afán de desacreditar a nuestro gobierno legítimo. Precisamente este ha sido uno de los pretexto que ha esbozado la extrema derecha anti-cubana, en el Congreso, para obstaculizar el proceso de normalización de las relaciones entre Cuba y los EE.UU. y el levantamiento del bloqueo.

Lee el resto de esta entrada

EE.UU. está de más en Guantánamo.

Base Naval de Guantánamo
Emir Sader/Rebelión
El Gobierno de Estados Unidos dijo que tenía la intención de cerrar el centro de torturas instalado en Guantánamo, pero que no pretende devolver a Cuba este territorio, ocupado militarmente desde finales del siglo XIX. Las razones son insostenibles: dicen que la base militar en Guantánamo es importante para EEUU. Más allá de que la base no tiene ninguna importancia militar – salvo el centro de torturas -, ello no otorga a EEUU ningún derecho a mantener la ocupación de una parte del territorio cubano, como si las necesidades de EEUU se pudieran imponer por encima de la soberanía de Cuba.Estados Unidos se comporta como si fuera el propietario natural de un territorio adquirido militarmente, sin necesidad de argumentar. Se comporta como si la ocupación militar diera derecho a la apropiación de un territorio que no le pertenece.

Lee el resto de esta entrada

A %d blogueros les gusta esto: