Médicos cubanos contra el ébola: héroes y no mártires