Agradecer a papá

Amanece tercer domingo de junio y el almanaque indica que es Día de los padres. El primer año en que mi esposo y otros muchos papás primerizos recibirán un abrazo y felicitación por la dicha de haber traído a un hijo al mundo. Un año más para el tuyo, para el mío, para los abuelos, tíos y familiares que durante toda su vida han escuchado de sus hijos la palabra «Papá».

Es Día de los padres, un cake sobre la mesa dice “Felicidades en tu primer día papá”, y comienzo a sospechar que a partir de hoy esta será una fecha diferente. Sé que el mejor regalo será cuando nuestro pequeño despierte y le regalé una vez más esa palabra que lo cura todo, cuatro letras combinadas que en su lenguaje a veces llevan tilde y otras no, pero que siempre dicen clarito «P-A-P-A». Sí, mi pequeño lo dijo hasta primero que mamá, pero me llena de alegría cuando lo escucho repetirla mientras caminamos y ve de reojo a su padre. No puedo evitar emocionarme en una fecha como esta, pero no voy hablar de mí.

Sigue leyendo

Día de los Padres: Los hijos y Eduardo Galeano

 

Por Sofía Reyes (Columnista de Miradas Encontradas)

Si volviera a nacer querría el mismo padre, distraído, chistoso, pero a la vez perfecto. Mi padre se levantaba de noche a darme el biberón, me cambiaba los culeros y me mecía en el sillón, yo me mantenía despierta solo para que él no me pusiera en mi cama y permanecer más tiempo abrazándolo, hasta que por fin el sueño me vencía.

Mi padre me enseñó a montar bicicletas cuando tenía 6 años, no recuerdo cuantas tantas veces me caí, pero el siempre estaba para socorrerme y me cargaba porque yo fingía no poder caminar, solo para que él me sostuviera en sus brazos como una niña pequeña, eso yo lo adoraba.

Sigue leyendo