#Cuba, una obsesión de EEUU

Por Fabián Escalante Font/Pensando Américas

Las relaciones entre Cuba y Estados Unidos han sido antagónicas desde épocas pretéritas. La conocida doctrina Monroe, que adjudicaba Cuba a Norteamérica al independizarse de España, más tarde dos intervenciones militares para imponer una neocolonia frustrando la independencia y soberanía nacional y luego la imposición de varios gobiernos y dictaduras corruptas que les garantizaran el control político, económico y social de la Isla fueron las estrategias seguidas para asegurarse que la “fruta madura” cayera en su patio.

Sigue leyendo

Anuncios

#Venezuela: no callar, pero para decir la verdad

Mi Cuba por siempre/ Por. Atilio Borón

En varios trabajos recientes diversos analistas y observadores de la vida política latinoamericana han reprochado a los intelectuales y militantes de izquierda su silencio ante lo que está ocurriendo en Venezuela. Ese silencio, dicen, solo refuerza los peores rasgos del gobierno de Nicolás Maduro. Este reclamo lo hizo hace unas pocas semanas un destacado intelectual venezolano, Edgardo Lander, y más recientemente, en una producción especial de Página 12, lo reiteraron dos colegas de Argentina: Roberto Gargarella y Maristella Svampa.[1]

Sigue leyendo

Los cubanos estamos bien preparados.

Ramón Bernal Godoy

Hay una conocida frase relacionada con los inicios de la Guerra de Independencia de los EE.UU que he escuchado en tertulias sobre ese tema, que creo fue expresada por representantes de las autoridades británicas, cuando se produjo el incidente que se conoce como la “Fiesta del Té de Boston”, acción llevada a cabo el 16 de diciembre de 1773, cuando un grupo de bostonianos, muchos de ellos disfrazados de indios norteamericanos, liderados por Samuel Adams, abordaron los buques en el puerto de Boston y lanzaron al agua el té que provenía de Gran Bretaña.

Se plantea que cuando los británicos se percataron que los manifestantes se acercaban al barco gritaron amedrentados: “beware, beware, the yankees are coming”[i]. No soy un experto en la historia de los EE.UU, por lo que no puedo atestiguar que esta narración se ajuste a lo que realmente ocurrió ese día; pero lo que si me atrevo a asegurar es que la frase, que en sus inicios tuvo su origen con las primeras manifestaciones independentista de los habitantes de las colonias británicas en ese territorio, se ha revertido y ahora es un llamado de alerta que pronuncian pueblos de todo el mundo, cuando los “yanquis”, en misiones “salvadoras”, se acercan con sus “humanitarias” acciones para ayudarlos “a mejorar sus vidas y promover los intereses y valores estadounidenses”. Sigue leyendo

Cuba, los Derechos Humanos, la contrarrevolución interna y la derecha española

Por Gustavo de la Torre Morales  Blog

El triunfo de la Revolución cubana en 1959 fue un duro revés para el imperialismo yanqui, el cual no pensó y no concebía que frente a sus propias narices se erigiera un gobierno que no siguiera las pautas que hasta el momento dictaba para el resto del continente.

 Enmarcándose en la teoría del fatalismo geográfico -basada en la Doctrina Monroe, el Destino Manifiesto y sus consecuentes- la Revolución cubana ponía en duda la invencibilidad de la hegemonía imperial. Esto trajo consigo que el gobierno de los Estados Unidos y su aparato de inteligencia hiciesen una reevaluación de sus estrategias, para sentar otras nuevas que condujeran al derrocamiento de la nueva ideología y cultura de lucha implementada por los cubanos. Sigue leyendo

El camino de la CELAC en la hora de los hornos

Por Norelys Morales Aguilera 

Construir a la América Latina y el Caribe como una gran comunidad diversa y unida en un mundo donde los bloques sostienen los más variados intereses, es el gran calado del empeño que sustentan 200 años de historia compartida y sufrida.

“Y sin recelos y sin exclusiones.

Y sin olvido de lo verdadero y de lo justo.

Y sin antipatías tenaces.

Es la hora de los hornos, en que no se ha de ver más que la luz.”

(Carta de José Martí a José Dolores Poyo. Nueva York, 5 de Diciembre de 1891) Sigue leyendo