Fraude y terrorismo: La historia detrás de la revista “On Cuba”

Por L.Alberto Rodríguez/ Buitres en la ciudad

Hablé con Hugo Cancio Morúa, no sé, cuestión de un minuto. Había seguido su revista On Cuba y lo contacté para enviarle mis artículos. Un tipo arisco, apresurado, de tono grave, tomó la llamada, pero no prestó atención. Me dio un correo electrónico y eso fue todo. Para un empresario que clama apertura en Cuba, resultó extraña su opacidad. No es que fuera importante.

Hasta que un día paseando por Miramar, en La Habana, como que no quiere la cosa, me enteré que Cancio se encontraba negociando con empresarios españoles radicados entre las calles 1ra y 28 de ese popular barrio capitalino. Los susodichos eran representantes de PALCO, una corporación dedicada a vender servicios “todo incluido” a diplomáticos, empresas, artistas o lo que sea, dentro de Cuba.

Sigue leyendo

La VII Cumbre de las Américas: El debate (bronca) entre los partidarios de Washington y el llamado exilio histórico.

Cumbre de Las Américas

Por Mariano Álvarez

A pocos días de celebrarse en Panamá la VII Cumbre de las Américas, donde se espera con ansiedad la presencia de los presidentes de Cuba y Estados Unidos- por ese solo hecho se recordará como un evento histórico- se incrementan en Miami las pugnas entre los partidarios de la nueva política del ejecutivo norteamericano con relación a Cuba y aquellos que se oponen bajo los mismos argumentos de la vieja política, probadamente fracasada.

Ha trascendido, aunque no expandido, que el Departamento de Estado está preparando y financiando a un grupo bien seleccionado de supuestos opositores internos, varios de ellos ya de gira por países de América Latina y Europa, que según sus criterios, representarían en los Foros de la Cumbre que organiza la OEA, la verdadera Sociedad Civil Cubana, en detrimento de aquellos legítimos representantes de organizaciones sociales, de masas y asociaciones reconocidas legalmente en Cuba. Sigue leyendo

Cubanos en USA: “Hombre sin país”

Por  Nicanor León Cotayo

El niño cubano Mario Hernández tenía nueve años de edad cuando en 1965 sus padres lo llevaron hacia Miami a bordo de un titulado Vuelo de la Libertad.

Aquellos pasajeros fueron examinados por autoridades migratorias de la también llamada Torre de la Libertad y en los años 60 muchos de ellos fueron  admitidos en  Estados Unidos.

Lo hicieron con la única protección legal de un documento llamado Parole (bajo palabra), que incluyó a Mario.

Una parte de los recién llegados logró cambiarlo por una tarjeta verde de residencia y más tarde obtuvieron la ciudadanía estadounidense.

Sigue leyendo