Archivo del sitio

¿Qué intenta EEUU con agredir a Venezuela?

Venezuela

Nancy Bravo/El Telégrafo

¡Caramba! Esto resulta tan descabellado, tan fuera de todo acto lógico y razonable, que hasta parece una broma de muy mal gusto. Que un premio Nobel de la Paz -nadie sabe en consideración a qué acto suyo se lo concedieron- vaya por el mundo metiendo miedo a diestra y siniestra, sin ninguna base legal y ni siquiera cuidando de pronunciar sus amenazas con algo de sensatez. Quizás para contentar a los círculos de poder que presionan las decisiones del presidente Barack Obama, el primer magistrado de la nación norteña, siguiendo la línea de sus antecesores, por un extraño proceso de comportamiento, ha terminado convencido de que él, como gobernante de EE.UU., es el ‘amo, dueño y señor del mundo’. Parece creer, además, que todos los Estados del orbe deben ceñirse al formato de comportamiento elaborado por él y que cualquiera de ellos que desobedezca aquel patrón de conducta será destruido totalmente, luego de haber sido despojado de sus riquezas, como sucedió con Libia. Lee el resto de esta entrada

El salto al vacío de Obama.

Obama

Nydia Egreny /blog de TeleSur

Este lunes pasará a la historia como la fecha en que el presidente estadunidense Barack Hussein Obama II optó por la confrontación con Venezuela, un país que con las fuerzas progresistas de América Latina y el Caribe lucha por su derecho a la autodeterminación, a la paz y a la seguridad. Al afirmar sin comprobar, que Venezuela es una amenaza “extraordinaria” para la seguridad de Estados Unidos, el mandatario demócrata –hoy acosado por su propio Congreso en rubros vitales para su Gobierno- firmó hoy una orden ejecutiva que ordena emprender y ampliar las sanciones contra el Gobierno Bolivariano de Venezuela.

Los venezolanos no han sido ni constituyen una amenaza para el país que lanzó bombas atómicas contra ciudadanos indefensos en Hiroshima y Nagasaki para declararse vencedor de una guerra, tampoco lo son para el país que ha apostado a matar de hambre y enfermedad a 11 millones de cubanos sólo por el capricho de no tolerar la Revolución Cubana ni lo son para el poder que desató una sangrienta guerra fratricida en Nicaragua bajo pretexto de expulsar a la URSS y cuyos efectos persisten hasta ahora.

Lee el resto de esta entrada

A %d blogueros les gusta esto: