Las ‘cagadas’ de la contrarrevolución cubana no cesan

Por Octavio Fraga Guerra

En Cuba es recurrente decir: “Cuando el mal es de cagar no valen guayabas verdes”. Esta sabrosa fruta, se usa como remedio en nuestra isla contra las diarreas cuya tradición viene de antaño. Pero cuando “la cosa” va en serio, “no valen ni las guayabas verdes”. La frase de origen anónimo es muy usada en el dialogo popular para “ilustrar” que cuando los problemas vienen uno detrás de otro, nada los detiene.

Eso es lo que les pasa a los mal llamados “disidentes” de Cuba. Fabricados y financiados al milímetro por la Casa Blanca. Una “oposición” que tiene ropaje claramente intervencionista y mercenario. Sabido es, que juegan el rol de ser punta de lanza para fragmentar el legítimo sistema socialista cubano. Un proyecto social, político y económico que se engrandece con la obra del humanista José Martí. Sigue leyendo