¿Qué tendrán que ver la droga y el terrorismo con los cubanos en Costa Rica?

ElSextoRicardo Estévez.

Resulta ser que ahora han comenzado a aparecer varios personajes de la fauna contrarrevolucionaria, jugando el papel de “salvadores humanitarios” de los más de 1000 cubanos que se encuentran, en estos momentos, en la frontera de Costa Rica con Nicaragua. Nada, que en su afán de atacar y desacreditar al gobierno cubano, manipulan todo cuanto esté a su alcance, es así como han acudido Costa Rica como escenario principal de sus provocaciones.

Claro que nada de esto es por inspiración propia, cada acción tomada o palabra dicha está claramente aprobada por el tinglado de las organizaciones extremistas de Miami, quienes mueven verdaderamente los hilos de estas marionetas, subvencionados por el Gobierno de los EE.UU. (máximo responsable de esta situación).

De tal manera estas acciones responden a intereses superiores, lo demuestra cómo se han articulado todos los actores de la contrarrevolución, residentes en el exterior y en Cuba, en función de esta campaña mediática. Sigue leyendo

La FNCA y los cubanos en Costa Rica.

Juana Carrasco Martí/Juventud Rebelde

El oportunismo ha llevado a una vieja agrupación contrarrevolucionaria, la Fundación Nacional Cubano-Americana, a meter baza en el asunto. Salido de las sombras, Jorge Mas Santos, —el delfín de Mas Canosa, el hombre de la CIA—, dice desde Miami que trabaja con el Gobierno de Estados Unidos para elaborar una estrategia que le permita llevar a los cubanos —que andan ahora como ilegales por Sudamérica y Centroamérica— a Estados Unidos.

Una vez más se darían la mano para estimular las salidas ilegales hacia un país donde la visa, gracias a la política de pies-secos pies-mojados y a la Ley de Ajuste de noviembre de 1966, dejó de ser un trámite necesario para ser recibidos los de la Isla. Solo hacía falta la afirmación de que estaban contra la Revolución o contra el socialismo, el comunismo, o que eran perseguidos políticos, lo que hizo en su momento que desapareciera del vocabulario la categoría de «emigrantes» para designar a los ciudadanos cubanos, y fueran calificados de «exiliados». Sigue leyendo