Contradicciones familiares

Por Luis Miguel Rosales

Ya lo he dicho en escritos anteriores: en el barrio se entera uno de lo humano y de lo divino. Simplemente lo que hay que saber escuchar. Hay muchos cubanos que viajan a visitar pariente, se pasan algún tiempo con los suyos y después regresan y se incorporan a su vida cotidiana. Otros viajan bajo el auspicio del imperio, desgañitan un poco por los lugares que visitan, “cargan las pilas” (y las carteras), conversan con sus contrapartes que se dedican al negocio del “anticastrismo” y después regresan “a jugarse la vida” en su lucha “por la libertad y la democracia”.

Sigue leyendo