Archivo del sitio

Quejas por las elecciones en Cuba

Por Norelys Morales Aguilera/Isla Mía

Gimotean a diestra y siniestra, politólogos liberales y partidos mediáticos, mercenarios al servicio de una potencia extranjera, todos, y arrastran a los engañados con las bondades de la democracia representativa, a la cual históricamente no se le pueden escamotear algunos méritos, pero que en resumidas cuentas no benefician a ese sagrado ideal del dḗmos y krátos griegos, resumido en poder para el pueblo.

La plutocracia mundial siente horror vacui (‘miedo al vacío’) porque la masa irredenta, hoy seducida por saberes y praxis, sería la que llevaría las riendas de las sociedades.  Muchos ciudadanos comunes se conforman con el consumismo depredador, al tiempo que miran a otro lado cuando se percatan de que “la miseria masiva es el precio que los países pobres pagan para que el seis por ciento de la población mundial pueda consumir impunemente la mitad de la riqueza que el mundo entero genera.”, según Eduardo Galeano.

Lee el resto de esta entrada

El poder del barrio

Tomado de Bohemia

No es en modo alguno una consigna del pasado, ni el recuerdo de una épica trovadoresca conmovedora aquello que tanto se ha repetido: En cada cuadra un comité, en cada barrio Revolución. Es apremiante mandato de un presente tan complejo y desafiador –salvando circunstancias y objetivos– como el de cualquier otra etapa anterior de la andadura heroica cubana.

En estos tiempos de batallas múltiples e incesantes, continuadoras de otras en más de un siglo y medio por la libertad, la independencia, la justicia y la felicidad conquistada por una nación que bien la merece, corresponde un innegable protagonismo a los Comités de Defensa de la Revolución.

En los 57 años transcurridos a partir de aquella noche de las bombas contrarrevolucionarias, el 28 de septiembre de 1960, en que Fidel convocó a estructurar una vigilancia masiva para descubrir y desactivar las acciones enemigas, alentadas y financiadas por las agencias imperiales, los cederistas, que son la inmensa mayoría de los adultos cubanos, no han escatimado esfuerzos y sacrificios en cumplir también eficazmente otras innumerables tareas.

Lee el resto de esta entrada

A %d blogueros les gusta esto: