Viejos terroristas de Miami se reciclan con políticos y la llamada “nueva disidencia”.

Edmundo García/La Tarde Se Mueve

Como anunció en reciente conferencia de prensa el Canciller de Cuba Bruno Rodríguez, el presidente Barack Obama llegará el domingo 20 a La Habana, donde será recibido por las autoridades y el pueblo cubano. Ese mismo día visitará lugares históricos de la capital, entre ellos la Catedral, donde se entrevistará con el Cardenal Jaime Ortega.

En Miami existe un plan para boicotear la visita del presidente Obama, que incluye acciones dentro y fuera de Cuba. Lo más peligroso de estos actos es que están planeados por miembros de la llamada “nueva disidencia”, pero esta vez en vínculo con viejos terroristas de Miami que han regresado de un supuesto retiro, estimulados por las promesas de personas irresponsables que empiezan a presentarse como sus continuadores en el enfrentamiento sucio y violento contra la Revolución Cubana. Se nota hoy un culto a la vieja contrarrevolución armada en algunas redes sociales. Aquello de que el terrorismo en Miami había expirado, dando paso a la lucha pacífica, es un cuento de camino.

Sigue leyendo