Archivo del sitio

El Presidente #BarackObama y Cayo Julio Cesar.

Ramón Bernal Godoy

Hay frases dicha por personas que escenificaron un papel relevante en la historia de la época en que les tocó vivir, que perduran en el tiempo. Alguna tal vez no fue nunca dicha por el personaje al que se le atribuye, pero igual remontan y se repiten una y otra vez, para subrayar algo que en el presente pretendemos recalcar.

Este es el caso de lo que parece ser que dijo Cayo Julio César (100-44 a.C.), general y político romano, creador de los cimientos del futuro sistema imperial romano al final de la República, que se convirtió en dictador del Imperio Romano, hasta ser elegido cónsul en el 48 a.C. A., quién en una oportunidad marchó para reprimir una sublevación en las Galias y dirigir una expedición a Britania y cuando llegó a Britania se le atribuye que dijo “veni, vidi, vinci” (“llegué, vi y vencí”).

Dándole otro significado a la autoritaria alocución que se le imputa al General del imperio Romano; el Comandante en Jefe Fidel Castro, en ocasión de la contundente derrota que sufrieron hace 55 años los mercenarios del imperio yanqui en las arenas de Playa Girón, dijo de forma diáfana y contundente: “vinieron a Cuba pensando que repetirían aquella frase que pronunció Cayo Julio Cesar «llegué, vi y vencí», pero en ese caso la autocrática frase se transformó en esta otra expresión «llegué, vi y nos aplastaron». Lee el resto de esta entrada

Compotas que saben a dignidad y coraje. #Cuba

Girón - mercenarios

Antonio Fernández Verdut*

Según consta en diversos documentos consultados y de acuerdo a la interpretación más íntima, la compota proviene de la conserva de una fruta que es cortada en trozos y que luego se coacciona con materias azucaradas. En Cuba la compota tiene un valor especial, no solo por ser compota sino porque constituye un símbolo si se conoce bien la historia – esa que Barack Obama pretende dejar a un lado-.

Abril no es solo el cuarto mes del año, aunque para muchos eso sea suficiente. Abril no es ni tan siquiera, aquella canción de Amaury Pérez cuando dice “acuérdate …”. O mejor digo, abril para mí, no es nada de eso, sino es el mes en que los hechos hablaron por sí mismos. Lee el resto de esta entrada

A %d blogueros les gusta esto: