Archivo del sitio

En Panamá la bola estaba cantada.

Mercenarios

Arthur González/El Heraldo Cubano

Desde que se cursaron invitaciones a la contrarrevolución cubana creada y financiada por Estados Unidos y sus agencias de inteligencia, se sabía que los planes de Washington estaban dirigidos a enrarecer el ambiente de la primera participación de Cuba en la VII Cumbre de las Américas.

Fue demasiado duro el revés de tener que admitir la presencia del presidente Raúl Castro, por eso los planes para conformar un show y tratar de acusar a la isla de violar los derechos civiles. Lee el resto de esta entrada

A %d blogueros les gusta esto: