El guisazo de caballo contra las afecciones renales

Por Armando Sáez Chávez

En sabanas y terrenos yermos de Cuba y otras regiones de Las Antillas y la parte meridional de Norteamérica crece un arbusto muy peculiar por poseer un fruto capsular, ovoide y espinoso, de púas rectas y ganchudas en el ápice. La planta en cuestión es el guisazo de caballo, recomendada por nuestros abuelos, sobre todo para combatir afecciones renales.

Comoquiera que el objetivo fundamental de nuestro Sistema Nacional de Salud es la prevención de las enfermedades, y de ninguna manera promover el uso de medicamentos, es siempre aconsejable tener en cuenta aquellas plantas medicinales cuyo demostrado valor las integran a la terapéutica médica.

Tal es el caso del guisazo de caballo, del que se aseguran las bondades —según la farmacopea popular— de la ingestión del cocimiento elaborado con sus raíces para el tratamiento de las piedras o cálculos de los riñones.

Sigue leyendo