Cuba trata de aprovechar más la hidroenergía

Cuba, que en la actualidad cuenta con unas 180 hidroeléctricas desperdigadas por todo el país, busca hoy incrementar el aprovechamiento de la hidroenergía, cuyo potencial en la isla supera los 600 megawatts (MW).

Las hidroeléctricas cubanas producen hoy unos 65 MW, pero el experto Mario Alberto Arrastía considera que en el país hay potencial suficiente para multiplicar diez veces esa generación eléctrica.

El especialista abogó por aprovechar todas las presas en cuyos canales de salida se puedan construir hidroeléctricas insertándolas en el modelo de Generación Distribuida, y el reinicio de la fabricación de turbinas hidráulicas de factura nacional, son dos retos que podrían plantearse a corto y mediano plazo en el empeño por sacar mayor provecho de nuestro potencial.

Arrastía destacó que la construcción de hidroacumuladoras allí donde existan las condiciones es una idea que no debe abandonarse.

Las ventajas de la hidroenergía y el propósito de lograr un desarrollo energético sostenible, hacen de esta fuente renovable de energía una opción válida que deberá seguir desarrollándose, prestando especial atención a la protección del medio ambiente, subrayó.

La mayoría de las hidroeléctricas cubanas aportan soluciones locales en sitios aislados, donde sería mucho más caro llevar el servicio eléctrico, y benefician a miles de familias y objetivos económicos, además de evitar el consumo de combustible fósil, la erogación de millones de dólares y la emisión de gases contaminantes.

Cuba fue de los primeros en preocuparse por aprovechar la energía del agua para producir electricidad, según un estudio de los ingenieros JoséAltshuler y Miguel González publicado en el libro Una luz que llegó para quedarse, dedicado a los primeros pasos de la electrificación en la isla.

De acuerdo con los investigadores el antecedente de la electrificación del alumbrado público en La Habana, pudiera atribuirse a la solicitud hecha el 25 de octubre de 1887 por el ciudadano Tiburcio Castañeda, quien pidiópermiso a las autoridades para erigir una hidroeléctrica en el río Almendares, y llevar el alumbrado eléctrico a varios barrios habaneros.

Aunque aparentemente la petición no fructificó, ese hecho es considerado como el inicio de la hidroelectricidad en Cuba.

En febrero de 1893 se anunció la creación de la Empresa Hidráulica-Eléctrica de los Molinos del Rey, cuyo objetivo era proveer agua y electrificar a dos barrios del oeste habanero, aunque los documentos históricos no permiten establecer de manera confiable la fecha en que se terminó de construir y empezó a operar la respectiva hidroeléctrica.

Sin embargo, indagaciones arqueológicas han permitido conocer que la fábrica de cerveza La Tropical, inaugurada en 1888, tuvo una hidroeléctrica que habría sido la primera de Cuba y de la cual solo queda el dique hecho para canalizar el agua del río Almendares y aumentar la velocidad de la corriente con vistas a lograr una mayor generación eléctrica.

A fines de 1912 entró en operación una hidroeléctrica emplazada en la localidad de Salto Pilotos, en la occidental provincia de Pinar del Río, y que contó con dos generadores de procedencia suiza y turbinas hidráulicas de 120 kilowatts (kW) cada una, fabricadas en Estados Unidos.

La minihidroeléctrica del Salto Pilotos, joya de la hidroenergética cubana, ha generado electricidad durante un siglo y hoy, después de ser modernizada, tiene dos turbinas de 270 kW fabricadas en China que le permiten generar poco más de 2 GWh al año.

Publicado el 09/04/2012 en Variado. Añade a favoritos el enlace permanente. Deja un comentario.

Deja una respuesta

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Salir /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Salir /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Salir /  Cambiar )

Conectando a %s

A %d blogueros les gusta esto: